Cultura

El repaso. Las aguas del toreo siguen agitadas

Repaso a la actualidad taurina, que viene cargada de dimes y diretes sobre la próxima Feria de Abril en la Maestranza.

el 08 nov 2010 / 20:43 h.

* Cuvillo, en el aire. Aunque aún es pronto -la empresa Pagés cierra el definitivo elenco ganadero poco antes de Navidad-, ya se está hablando en demasiados cenáculos de la posible presencia o incomparecencia de la mejor ganadería del momento -la de Núñez del Cuvillo- en la próxima Feria de Abril. Curándose en salud, Álvaro Núñez Benjumea, director de la prestigiosa vacada, se ha apresurado a recalcar que en esta ocasión la presencia de sus codiciados toros no estaría sujeta al ajuste de José Tomás. Tal y como recordarán la mayor parte de los aficionados, el pasado año se retiraron de la escena cuando se supo que el genio no se liaría el capote en Sevilla. Blanco y en botella: la vuelta del divino de Galapagar a la plaza de la Maestranza tendrá que volver a esperar. Pero volviendo a la dehesas de El Grullo, sería más que deseable que los astros se alinearan convenientemente para que los pupilos de Núñez del Cuvillo volvieran a pisar el dorado albero del Baratillo. No queda otra.

* La teta pública. Es la que tenía que haber amamantado la Bienal de Arte Contemporáneo (Biacs), un evento destinado a ciertas élites intelectuales que basaba su viabilidad en las subvenciones de mamá Junta. Si ese acontecimiento bendecido por la cultura más oficialista se ha quedado sin la pastora pública, el futuro de la Feria Mundial del Toro queda pendiente de un hilo cada vez más estrecho sin que haya existido aún un pronunciamiento oficial desde la dirección de Fibes. Sólo ese dinero público salvó las últimas ediciones de la muestra, mientras los organizadores cifraban su futuro en el concurso del patrocinio privado. Con la que está cayendo en lo económico; con el debate social establecido a raíz de la abolición catalana, esa mano blanca se antoja a estas alturas una quimera imposible. Febrero está a la vuelta de la esquina y en la web de Fibes hace tiempo que desaparecieron las fechas previstas de la feria.

* Papeleta califal. Ya se lo anunciamos la semana pasada; la casa Chopera, con el polivalente Tato de gerente, ha desembarcado en Córdoba con el difícil reto de reflotar una plaza que no levanta cabeza desde los mejores días de vino y rosas de Finito de Córdoba, verdadero catalizador del auge taurino del Coso de Los Califas y despilfarrador de uno de los talentos toreros más virtuosos del último medio siglo. Ese tiempo parece ya lejano. La pujanza de Finito coincidió con la gestión de la empresa malagueña de Manuel Martín Gálvez, al que la historia reciente coloca como el mejor empresario que ha tenido Córdoba. Los que vinieron detrás se dedicaron a subir los precios de forma abusiva, haciendo una política de tierra quemada que ha desembocado en la situación actual. La plaza, de primera sólo tiene el nombre, está hundida y a la nueva empresa le toca ajustar la oferta, despertar la demanda y adecuar unos precios que rozaban el despropósito. Por otra parte, no sería de extrañar que los Martínez Labiano se quedarán también en Granada, que busca novio.

* Muerte en la tarde. El banderillero Adrián Gómez cierra, ojalá sea por mucho tiempo, la extensa lista de las víctimas de ese toro al que algunos ternuristas quieren ver como un gatito mimoso. No murió en el ruedo, ni siquiera en la enfermería de la plaza. Al honesto hombre de plata se lo terminó de llevar una neumonía pero había empezado a morirse en las astas del animal que le dejó parapléjico hace más de un año en la arena caliente de Torrejón de Ardoz.

  • 1