Cultura

El repaso taurino: Del olvidado minuto de silencio

el 05 oct 2009 / 20:26 h.

Explicaciones. Crecía la polémica y se multiplicaban los rechazos en todo tipo de tribunas periodísticas después de que el XXV aniversario de la muerte de Paquirri pasara de puntillas en la plaza de la Maestranza. La delegación del gobierno andaluz, en la yema de la tormenta, ofreció explicaciones: No hubo minuto de silencio en la primera corrida de la Feria de San Miguel porque Morante de la Puebla argumentó que daba "mal bajío", que le daba "yuyu". Y así, el yuyu del excéntrico diestro cigarrero fue palabra de ley y nadie, nadie, nadie -tal y como ya dijimos en el Observatorio de hace una semana- fue capaz de llevar adelante ese mínimo homenaje, con la que estaba cayendo en las televisiones, que sí se llevó a cabo en Madrid, Barcelona y por supuesto, en Pozoblanco.

Solo ante el peligro. Desde la delegación del gobierno se recalcaba que el presidente de la jornada, Gabriel Fernández-Rey, hizo saber a los toreros la intención de la autoridad de celebrar el ya famoso y truncado minuto de silencio. Incluso se quería estrenar para la ocasión -habría sobrado- la nueva megafonía de la plaza. Después vino la conocida negativa de Morante, sí, pero también la aquiescencia de Sebastián Castella, de las cuadrillas y el silencio administrativo -quien calla otorga- de todos los estamentos implicados en una iniciativa que no compete a nadie en particular. Y entre todos la mataron y ella sola se murió. Como una oveja en un barranco, todas detrás. Baldón para el de La Puebla, vale, pero salpicaduras de este barro para todo el mundo, incluidos todos los que nos sentábamos aquel día en los tendidos de la plaza de Sevilla sin decir ni mu.

El Cid corta. Después de varios amagos y rendido a la evidencia de sus graves lesiones, El Cid decidió finalmente dejar de cumplir los dos compromisos que aún le quedaban en la presente campaña. Ha hecho bien el de Salteras. Si se había truncado la apuradísima reaparición en Sevilla -los periódicos aguardaron apurando el cierre- carecía de todo sentido taurino forzar la máquina para un puñadito de corridas que nada iban a añadir a la complicada temporada del ya veterano diestro. No hay que darle más vueltas ni andar con paños calientes. Las cosas no han salido este año y El Cid tiene ahora la doble papeleta de recuperar el cuerpo -bastará un mes- y su alma de torero. Eso será más duro.

¿Y Luque?. Al tronante apoderado del nuevo príncipe del toreo sevillano le ha vuelto a traicionar su propensión a hablar sin pelos en la lengua. A José Luis Marca le faltó tiempo para decir que su torero no estaría presente en Zaragoza por una lesión de codo de la que fue atendido hace escasas fechas. El propio Daniel Luque y Paco Ojeda, nuevo acompañante del torero dentro del equipo de Marca, se apresuraron a apagar el fuego señalando que iban a intentarlo, que querían estar... Nada nuevo en el toreo, y mucho menos después del grandioso triunfo del jovencísimo diestro de Gerena en la segunda de San Miguel. Perro viejo, a Marca no debían de agradarle demasiado el dinero o las condiciones convenidas en el coso maño y ha encontrado un buen argumento para cerrar campaña. El proyecto que tienen entre manos es el una gran figura y situaciones como ésta no son nada nuevo bajo el sol del toreo. Hace casi un cuarto de siglo, a raíz de la gran faena al toro Facultades que lo disparó a la cima, Espartaco se cayó de unos cuantos carteles baratos acordados con anterioridad. Le quedaba una década de primera figura.

alvarordelmoral@hotmail.com

  • 1