Economía

El rescate ya no es la panacea

Nueve días después de defender las bondades de la ayuda a la banca, Rajoy pide al G-20 desvincularla de la deuda del Estado.

el 19 jun 2012 / 09:29 h.

Nueve días. Es el tiempo que ha durado el mensaje triunfalista con el que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, vendió el rescate a la banca española a través de una inyección de la Eurozona de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar y sanear el conjunto del sistema financiero. Rajoy, ante el núcleo de las 20 mayores economías del mundo, el G-20, y en un escenario con la prima de riesgo y la rentabilidad de la deuda española en máximos muy preocupantes , admitió que ha resultado "tremendamente dañino" vincular el riesgo bancario y el riesgo soberano. O lo que es lo mismo. Lanzó un llamamiento para que la ayuda que recibirán los bancos no compute sobre la deuda del Estado , como pactó con el Eurogrupo, sino que sea asumida en exclusiva por el sector financiero, de manera que sea una ayuda directa a la banca sin que se traduzca en un repunte de la deuda pública. Aspecto que Rajoy se había empeñado en negar.

Con este cambio de discurso, el presidente del Gobierno se alineó con la postura defendida por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, también proclive a cambiar el mecanismo de ayuda que, no obstante, cuenta con el rechazo frontal de la Alemania de Angela Merkel y otros países nórdicos.Entretanto, el Eurogrupo se decanta de este último lado al considerar que, de acuerdo con las reglas vigentes, "no es posible" que el fondo de rescate de la UE recapitalice directamente la banca española sin pasar por el Estado, tal y como reclama el Gobierno y la Comisión para evitar que el programa de ayuda "contamine" a la deuda pública.

Y el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, aseveró que con las normas vigentes no es posible que el fondo de rescate recapitalice directamente los bancos sin pasar por el Estado, aunque no descartó que las reglas se cambien en el futuro. Los países de la Eurozona todavía no han discutido formalmente qué requisitos se impondrán a España a cambio de la asistencia de hasta 100.000 millones de euros, aunque sí han dejado claro que habrá "condiciones estrictas" tanto para los bancos que reciban ayudas como para el conjunto del sector financiero.

El rescate bancario a España será uno de los puntos centrales de la agenda de la reunión de ministros de Economía de la Eurozona que se celebra mañana en Luxemburgo. El Eurogrupo espera que el ministro de Economía, Luis de Guindos , presente la solicitud formal de ayuda una vez que se conozcan los resultados de las auditorías independientes realizadas por las firmas Oliver Wyman y Roland Berger, que tienen ese mismo día la fecha límite de entrega. Pero la canciller alemana, Angela Merkel, urgió ayer a Rajoy a que presente cuanto antes la petición formal para recibir la ayuda financiera acordada con sus socios europeos, al advertir de que los bancos que están operando sin capital suficiente representan un "peligro" para la economía y mercados estables. Claridad y rapidez, resumió la líder germana, es lo que el G-20 reclamó ayer a España. Y Rajoy respondió que así lo hará, dejando entrever que será esta misma semana cuando presente la petición formal de rescate, según confirmaron fuentes gubernamentale.

El nuevo paso atrás de Mariano Rajoy dio alas a los partidos de la oposición. Así, la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, señaló que al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le ha durado poco su "gran mentira" sobre que el rescate a la banca española negociado con el Eurogrupo era un "éxito". "Parecía que nos había tocado la lotería, que estábamos frente a un rescate a la banca que pagaría la banca y que no tendría ningún efecto en la deuda y el déficit público, y ayer aseguró que era necesario llegar a algún acuerdo para que el rescate no contamine la deuda soberana", le reprochó. Estas incongruencias hacen necesario, dijo, que "el Congreso durante esta semana tenga un debate extenso" donde se sepan los términos del acuerdo al que se llegó y las condiciones que el Gobierno quiere plantear antes de firmar el memorándum que dará lugar a este rescate, con información precisa sobre los plazos, los intereses y la instrumentalización del mismo. El portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en el Congreso, José Luis Centella, afirmó que es "evidente" que Mariano Rajoy, "no dijo la verdad" en sus primeras explicaciones sobre el rescate europeo cuando afirmó que era un "gran éxito" lo que ahora considera "muy dañino" para el país. A su juicio, "faltó a la verdad cuando, apresuradamente para justificar su presencia en el partido de fútbol dijo que era un simple préstamo sin condiciones" y criticó que el presidente "se desmienta a sí mismo" en un comportamiento que tildó de "realmente esperpéntico".La portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, lamentó que el presidente del Gobierno haya tenido que "cruzar el charco" y hacer "miles de kilómetros" para darse cuenta de los efectos del rescate sobre la deuda soberana.

  • 1