Local

El responsable del desalojo del edificio de la Policía en la Cartuja: "Se llevaron todo lo reutilizable: luminarias, enchufes, cables..."

El jefe del traslado de Detea declara que el Consistorio se llevó numeroso material.Admite que autorizó a la chatarrera para llevarse "únicamente" taquillas "inservibles".

el 23 ene 2013 / 21:40 h.

TAGS:

El edificio de la Cartuja conocido como ‘Charli III’, en la banda de servicios de la Expo’92, ya demolido.

La rocambolesca historia del expolio que sufrió la antigua comisaría de la Policía Local de la Isla de la Cartuja en junio, por la que se detuvieron a cuatro empleados de una empresa chatarrera por los presuntos delitos de robo con fuerza y daños, también apunta al Ayuntamiento. Por lo menos así se desprende de las declaraciones efectuadas ante la Policía Nacional por el responsable del desalojo de este edificio e intendente de la Policía Local, que hace constar que el desmontaje "era competencia exclusiva del servicio de Edificios Municipales". Es decir, el Consistorio.

El jefe policial no se limita a excluir a la Policía Local de cualquier responsabilidad en el expolio, sino que enumera todo el material retirado por los servicios del Ayuntamiento. Así, en su relato, efectuado el 3 de agosto en la comisaría de la Policía Nacional de Triana, que es la responsable de la investigación tras la denuncia interpuesta por Detea, asegura que "se desmontaron y trasladaron" objetos tales como "luminarias, cableado eléctrico, bases de enchufe, accesorios de cuarto de baño y en algún caso puertas de paso tipo cortafuegos". Es más, precisa que se llevaron "todo lo que le parecieron reutilizable", indicando desconocer cuál fue su destino.

El declarante también admitió que autorizó la entrada de la empresa chatarrera Los Niños en el edificio, aunque sólo para retirar "taquillas y alguna mesa metálica vieja, propiedad de la Policía", aunque con la autorización previa del Área de Patrimonio municipal.

Pese a todo, el coordinador del traslado no logra precisar quién es el responsable real del expolio. Sí que admite que el edificio estuvo sin vigilancia policial desde el 10 de junio -pasó a manos de Detea el día 15-, aunque aclarando que hasta el día 13 se estuvieron realizando trabajos de desalojo "con la presencia policial". La presencia era la del agente que intermedió para que la empresa chatarrera recogiera las taquillas. El citado agente, en su relato ante la Policía Nacional, insiste en que se hizo "con el visto bueno" del Consistorio, que la empresa se limitó a retirar estas taquillas y que el edificio estuvo "sin vigilancia propia" de la Policía Local desde el día 10.

De igual forma, corroboró la versión de su jefe, indicando que el personal municipal realizaron labores como "desmontar puertas, pasamanos, aires acondicionados, lumnaria y otros efectos".

Sin embargo, no queda claro cuándo el edificio llega al estado ruinoso en el que se lo encuentra Detea. Volviendo al relato del responsable del traslado, indica que su presencia era "muy puntual" y que fue el 19 de junio, cuando tuvo conocimiento "del estado real del edificio"

  • 1