Local

El retablo de la Aurora tendrá que volver a su sitio

El Arzobispado obliga a la hermandad a restablecerlo, aunque respalda su desmontaje si peligraba

el 03 jul 2011 / 18:23 h.

TAGS:

El altar mayor de la Aurora, catalogado, antes de que fuera desmontado pieza a pieza por el serio peligro de derrumbe.

El retablo mayor de la capilla de la Aurora, del siglo XVIII, desmontado por la Hermandad del Gran Poder -inquilina del templo- por presunto peligro de derrumbe hace un mes, cuando la capilla llevaba cerrada desde finales del año pasado por la misma razón, no sólo ha desatado una polémica que sigue viva entre los palaciegos, muchos de los cuales creen que la estrategia cofrade era aprovechar el mal estado del conjunto para sustituir a la Virgen de la Aurora -del siglo XVII- y su retablo por el del Gran Poder, de 1971 (situado desde entonces en un lateral), sino que es posible que trascienda al pleno municipal si la incipiente plataforma surgida para su restitución consigue apoyos suficientes entre los grupos políticos con los que ya se están entrevistando dos de sus portavoces: el historiador local Fernando Bejines y el militar retirado Victoriano Rosal.

De momento, lo han hecho con el Partido Andalucista, cuyo líder, Pedro Amalio Moguer, ya ha firmado el manifiesto y se ha puesto a disposición de la plataforma. El lunes harán lo propio con los concejales del Partido Popular. Y ya tienen pedida la cita con el alcalde, Juan Manuel Valle (IP-IU). El llamado Manifiesto por la restitución del retablo mayor de la capilla de la Aurora asegura que "en la forma de proceder de la institución usufructuaria de esta capilla respecto a la cuestionada retirada del retablo se ha evitado la comunicación previa y pública de esta premeditada actuación, como estrategia de imposición de hechos consumados, no sabemos si irreversibles".

Si la polémica se frena será por el informe emitido por la Comisión de Patrimonio que el propio arzobispado envió el viernes de la semana pasada a Los Palacios para comprobar el estado del retablo y decidir qué se hacía con él. Aunque la hermandad asegura no conocer aún el informe y el párroco, José María Guzmán Sánchez de Alva, se limitó a colgarle el teléfono a este periódico cuando pedía información al respecto, lo cierto es que el documento llegó el mismo día a la parroquia por correo electrónico y que hasta el Ayuntamiento está ya en posesión del mismo.

Según ha podido saber este periódico, la decisión de la archidiócesis es diplomática con la hermandad, al considerar su buena actuación si el retablo peligraba, y contundente en su conservación al dictaminar que vuelva a su posición original, presidiendo la capilla. Esta decisión podría calmar los ánimos de los firmantes del manifiesto, cuyo único objetivo es el de la restitución del retablo.

Lo que en principio era un manifiesto que reivindicaba firmas de apoyo en comercios e instituciones del pueblo, no sólo ha conseguido ya centenares de rúbricas por parte de profesores, artistas, arquitectos, farmacéuticos, restauradores, profesionales de la banca y un largo etcétera, encabezado por el propio Cronista de la Villa, Antonio Cruzado -quien también habla de "barbaridad" al referirse al desmontaje del retablo-, sino que se ha convertido en un fenómeno en las redes sociales, donde ha cosechado asimismo muchos apoyos. Tantos, que en el Ayuntamiento no han tardado en ponerse las pilas.

Aunque la hermandad no contaba cuando desmontó el retablo ni con licencia municipal ni con permiso por escrito de la archidiócesis, la prioridad del equipo de gobierno es ahora que la capilla no termine por caerse con la próxima tormenta de verano. Por eso, en Urbanismo darán vía libre en unos días a la licencia de obras solicitada por la hermandad hace dos semanas -a posteriori- y ni siquiera les cobrarán tasas, para dar más facilidades y que los trabajos -a costa de la hermandad- comiencen con la mayor brevedad.

Tales concesiones no son óbice para que el alcalde continúe recordando "que se depurarán todas las responsabilidades". Hasta hoy, aunque el hermano mayor del Gran Poder, José Muñoz, ha señalado que las piezas del retablo están "perfectamente conservadas y catalogadas", nadie, salvo el licenciado en Bellas Artes contratado por la hermandad que las desmontó, las ha examinado con rigor. Los firmantes del manifiesto reivindican una comisión de seguimiento en los trabajos de restitución.

Las primeras informaciones apuntaban a que era la propia Hermandad del Gran Poder la que tenía intención de proceder al desmontaje de este altar dieciochesco desde el pasado mes de marzo, pieza por pieza, sustituyéndolo en su ubicación por el que acoge al titular de la cofradía, realizado en 1971, y situado en un lateral del templo. En un principio, el hermano mayor de la corporación justificó la decisión unilateral adoptada por el derrumbe de algunas de las piezas superiores de este altar neoclásico, pero lo cierto es que su versión fue puesta en entredicho desde que se hizo pública la noticia de su desmontaje.

  • 1