Deportes

El reto casi imposible del Betis: ganar seis partidos seguidos

Sólo lo logró una vez en la historia, en 1959. Los verdiblancos tendrían que conseguir más victorias en poco más de un mes que en 32 jornadas.

el 06 abr 2014 / 23:48 h.

Gabriel Humberto Calderón se dio un margen de una derrota y ya la ha sufrido / Kiko Hurtado Gabriel Humberto Calderón se dio un margen de una derrota y ya la ha sufrido / Kiko Hurtado El Betis perdió contra el Barcelona, cosechó su vigésima derrota de la temporada y se sigue hundiendo un poco más en lo más hondo del pozo que desagua en Segunda División. Su desventaja respecto a la permanencia roza la decena de puntos y sólo quedan dieciocho en juego, correspondientes a seis jornadas. La realidad dice que el equipo verdiblanco perderá la categoría. Las matemáticas, sin embargo, aún le dan alguna posibilidad de sobrevivir y su entrenador, Gabriel Humberto Calderón, se aferra a ellas aunque la cuenta suene a película de ciencia ficción. «Tenemos derecho a perder un partido», dijo antes de viajar a Barcelona. Una vez perdido ese encuentro, la salvación pasa por ganar los seis restantes, dicen ahora los jugadores. Fácil de decir, casi imposible de hacer. El reto es de una magnitud histórica. En primer lugar, porque el Betis tendría que ganar en un mes y medio un partido más de los que ha ganado en siete meses. Y en segundo, porque hay un solo precedente de seis triunfos consecutivos en toda la trayectoria del club en la máxima categoría. En las 32 jornadas disputadas hasta ahora, el equipo de Pepe Mel, Juan Carlos Garrido y Gabriel Humberto Calderón ha obtenido cinco victorias. El primer entrenador logró dos de ellas: 3-1 ante el Valencia (4ª jornada) y 1-0 contra el Villarreal (7ª). El segundo no aportó ninguna. El tercero y último, por tanto, ya lleva tres: 2-0 frente al Espanyol (22ª), 2-0 contra el Getafe (27ª) y 1-3 en el campo del Levante (30ª). ¿Logrará el Betis en seis jornadas un triunfo más de los que logró en las 32 anteriores? La lógica y el rendimiento del equipo responden que es muy difícil, por no decir imposible. La historia contesta más o menos lo mismo. El único precedente data de hace más de medio siglo, de la temporada 59-60. Entonces, el conjunto de Sabino Barinaga enlazó seis victorias consecutivas entre las jornadas 14ª y 20ª:1-2 en Granada, 3-0 ante la Real Sociedad, 1-0 contra el Real Madrid, 1-2 en Las Palmas, 1-2 en Valencia y 2-1 con el Español. Esos doce puntos ininterrumpidos catapultaron al equipo de Heliópolis desde la decimotercera posición a la quinta. Al final del ejercicio, el Betis fue sexto. Hay otro caso de seis victorias seguidas, pero repartidas en dos campañas distintas: el final de la 33-34 (1-0 contra el Barcelona en la última jornada) y el principio de la 34-35 (0-1 en el campo del Real Madrid, 2-1 de nuevo con el Barça, 0-3 en Getxo contra el Arenas, 3-0 ante el Valencia y 1-0 con la Real Sociedad). En otras palabras, ni siquiera el Betis campeón de Liga culminó el reto que ahora se ha autoimpuesto este Betis colista. Este Betis que cierra la clasificación de la Liga tendría que mejorar incluso la mejor marca del histórico Betis de la 96-97, el de Lorenzo Serra Ferrer, que entre las jornadas 27ª y 30ª ganó cinco partidos consecutivos: 2-1 al Hércules, 2-4 en Gijón (partido aplazado de la 19ª), 3-2 al Atlético de Madrid, 0-4 en Vallecas y 4-0 al Oviedo. EN EL MISMO TRAMO DE LA PRIMERA VUELTA SÓLO CONSIGUIÓ DOS PUNTOS En este sexteto de jornadas que faltan para que acabe la Liga, el Betis recibirá al Sevilla, visitará al Rayo Vallecano, recibirá a la Real Sociedad, visitará al Almería, recibirá al Valladolid y visitará a Osasuna. Si el balance de los heliopolitanos en este mismo tramo de la primera vuelta también sirve de referencia, entonces que los béticos vayan despidiéndose de Primera, porque sólo fueron capaces de conseguir dos de los dieciocho puntos en juego, en concreto con sendos empates contra el Rayo en casa (2-2) y ante el Valladolid en Zorrilla (0-0). Los otros cuatro compromisos concluyeron con derrota: 4-0 en el derbi, 5-1 en Anoeta, 0-1 con el Almería y 1-2 frente a Osasuna. Estos dos últimos resultados, de hecho, empezaron a concienciar a los béticos de que su destino era el descenso. Una vuelta después, casi está confirmado.

  • 1