Local

El reto de un SAE a prueba de crisis

El Servicio Público de Empleo afronta una reforma para especializar a su plantilla y explotar el potencial de las nuevas tecnologías con el fin de mejorar la orientación, formación y mediación laboral para los desempleados.

el 12 sep 2010 / 18:52 h.

TAGS:

La mejora del SAE pretende mejorar la atención personalizada al desempleado desde la primera entrevista.
Seis años después de su creación para gestionar la transferencia de las políticas activas de empleo, la crisis y su millón de parados han puesto a prueba la efectividad del Servicio Andaluz de Empleo para buscar hueco a la mano de obra expulsada y a la población activa incorporada en un mercado laboral cambiante que exige nuevos perfiles. El SAE no ha superado el examen y la Junta impulsa una reforma, aprovechando la reestructuración del sector público aunque, esta vez sí, negociándolo con los agentes sociales.

 

El primer paso es su conversión, antes de fin de año, en una Agencia de régimen especial, con más independencia para disponer de su presupuesto y un aporte de personal procedente de integrar al de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (FAFFE) y las 95 Unidades Territoriales para el Empleo y el Desarrollo Local y Técnico (UTEDLT). Los sindicatos anuncian que vigilarán que se igualen sus condiciones laborales.

La Agencia aprobará sus propias ofertas de empleo público y un plan de formación para especializar a su plantilla. Un plan de calidad potenciará el uso de las nuevas tecnologías para ofrecer más servicios on line a los desempleados; hacer un seguimiento personalizado de su proceso de orientación, formación e inserción; y mejorar la coordinación entre las políticas de fomento de empleo (activas) y la gestión de prestaciones (pasivas).

El objetivo es que el empresario acuda al SAE a ofertar empleo y buscar personal-actualmente sólo interviene en el 15% de las contrataciones- en vez de a ETTs, agencias de colocación o bolsas de empleo independientes, y el parado deje de verlo como una oficina a la que hay que apuntarse por inercia y para cobrar el subsidio sino como su principal vía para formarse y buscar trabajo.

Más capacidad de decisión sobre sus gastos
Hasta ahora, el SAE era una agencia administrativa dependiente de Empleo que este año gestionaba el 84% del presupuesto de la Consejería (más de 1.200 millones de un total de 1.500) mediante su participación en los capítulos destinados a las políticas de fomento de empleo, formación y empleabilidad e intermediación. Como Agencia de régimen especial, su presupuesto constará en un capítulo propio procedente de transferencias de capital de la Junta y tendrá potestad para, bajo control de Hacienda, desglosar el destino de sus gastos que serán fiscalizados a posteriori. En la práctica, según el vicesecretario de UGT Dionisio Valverde, significa agilidad porque "antes para comprar ordenadores, tenía que presentar un expediente a Empleo y que se le aprobara, ahora tendrá autonomía para decidir esta compra que habrá de justificar igual pero no previamente sino a posteriori".

Una plantilla unitaria que se igualará progresivamente
Uno de los grandes retos es unificar al personal de diversa procedencia que actualmente presta servicio para el SAE desde distintas estructuras. En las 121 oficinas hay más de 1.800 funcionarios y laborales de la Junta. Existen 1.212 puntos de Empleo donde no llegan las oficinas con personal de origen heterogéneo. Hay 413 orientadores laborales seleccionados y formados por el SAE pero cuyo sueldo paga una subvención del Ministerio. Y organizaciones sindicales, empresariales y sin ánimo de lucro dan cursos y realizan también orientación con personal privado pero cuyo salario pagan con transferencias finalistas de la Junta. La nueva Agencia integrará a la indefinida plantilla de la Faffe, inicialmente con sus propias condiciones laborales que, progresivamente, se homogeneizarán con las del personal laboral de la Junta mediante un convenio marco para toda el ente que Junta y sindicatos deben negociar. De las UTEDLT, Valverde explicó que a los directivos, que son puestos de confianza, se les ofrecerá un empleo en la nueva Agencia "de acuerdo a su titulación y capacidad" no siempre asimilable en categoría. El resto se reparte entre el personal ya integrado en la Red Emprende y unos 700 Agentes Locales de Promoción y Empleo que dependen de los ayuntamientos y cuyo salario es sufragado en su mayoría con fondos estatales. Éstos no se integrarán en la Agencia sino que seguirá trabajando por el desarrollo local en los consistorios. Los sindicatos reclaman que si los ayuntamientos no pueden mantenerlos, la Junta les ayude o se ofrezca a esos trabajadores integrarse. En el futuro, la Agencia diseñará su propia oferta de empleo público.

Plan de formación para especializar al personal
Empleo prevé elaborar un plan de formación para especializar al personal que trabaje en el SAE, con el fin de ofrecer el mejor servicio de orientación e inserción donde "la primera entrevista al desempleado es clave para ofrecerle un itinerario personalizado de formación o integración laboral", destaca la responsable de Empleo de CCOO, Nuria López. La intermediación, recuerda, es la gran asignatura pendiente.

Agilizar la adaptación de cursos al mercado laboral
El SAE seguirá ofertando cursos que impartirá con la colaboración de organizaciones empresariales y sindicales, para los que éstas recibirán transferencias finalistas. Pero si ahora éstas proponen un nuevo curso fuera del catálogo estatal de formación porque el mercado andaluz lo demanda, deben elevarlo a Empleo y éste pedir permiso al Ministerio de Trabajo, que tarda unos seis meses en aprobarlo. La Junta ha acordado con el Estado que ese trámite se haga en seis días para actualizar los cursos lo más rápido posible.

Información y trámites por sms e internet
Los parados recibirán más información sobre cursos, ofertas, citas con el orientador o trámites administrativos a través del móvil e internet. El SAE potenciará su presencia en el portal del Ministerio Red Trabaja y sus ofertas se lanzarán a nivel nacional.

  • 1