Deportes

El retorno de Noé a Las Cabezas de San Juan

El domingo, el mediocentro del San Juan se mide al Cabecense, un equipo en el que se convirtió en un auténtico líder durante los tres últimos años.

el 26 sep 2014 / 17:13 h.

Noe jugador del san juan, (estadio 1ºde mayo) 24/09/14FOTO INMA FLORES Noé posa para El Decano Deportivo con las elásticas del San Juan y del Cabecense en el estadio Primero de Mayo. Foto: Inma Flores. Regresa a Las Cabezas de San Juan y lo hará, valga la redundancia, con la elástica del San Juan. El mediocentro Jesús Noé Gómez Tenorio, Noé, volverá este domingo a “su casa”, un pueblo donde se convirtió desde el primer día en un auténtico líder por su manera de defender la elástica rojinegra. Tres temporadas jugó en el Municipal Carlos Marchena y en todas ellas fue un fijo para el extécnico del conjunto ugiense Diego Román. En su primera campaña logró el ascenso a Tercera División, uno de sus mejores recuerdos de aquella etapa: “Fue lo más grande que he vivido allí. Es un pueblo donde la gente vive el fútbol con más pasión que en los demás. Terminas de jugar y muchos, sin conocerte, se acercan, hablan contigo y acabas entablando una amistad con ellos”. Tres años en los que Noé estuvo recorriendo entre 400 y 500 kilómetros a la semana para jugar con el Cabecense. Pero este verano, su trabajo y su responsabilidad familiar le obligaron a cambiar su rumbo futbolístico. “Lo hablé con la directiva y pensaba quedarme otro año más, pero entre la familia, mi trabajo y los negocios familiares no tenía tanto tiempo para estar en la carretera. Antes tardaba 50 minutos para ir a entrenar y ahora sólo 15”. Por ello y por su pasión por este deporte, el domingo Noé vivirá un día “muy especial” y es por ello, que el jugador confesó a El Decano Deportivo que desea tener un buen recibimiento por parte de la afición ugiense: “Allí o caes bien o caes mal en el público. Yo creo que por mi manera de jugar y de ser dentro del campo siempre caí bien. Cuando uno va a su casa siempre espera ser bien recibido. He estado en muchos clubes y como allí no me han tratado en ningún otro sitio, si bien sólo llevo unos meses en el San Juan...”. Pero al mismo tiempo, el centrocampista es consciente de la presión que vivirán él y sus compañeros en el Carlos Marchena para sacar los tres puntos. “Allí siempre es complicado ganar. El público está muy encima tuya y aprietan mucho. Para los que juegan en casa es fundamental porque te sientes muy arropado”. Respecto al inicio liguero que ha tenido el San Juan y tras conseguir frente al Coria su primer triunfo de la temporada, Noé lo tiene muy claro. La paciencia debe ser la mejor virtud de un bloque que se ha hecho completamente nuevo: “Tenemos un buen entrenador y buenos futbolistas, pero el noventa por ciento del equipo es nuevo y cada uno traemos conceptos y formas de trabajar diferentes. Tiempo al tiempo y llegarán los buenos resultados”. En diciembre, el de Los Bermejales cumplirá 29 años y, desde los 18, trabaja en la construcción. Se levanta de madrugada sabiendo que le queda una dura jornada laboral por delante. Y aun así, es uno de esos futbolistas a los que no les gusta perderse ni un entrenamiento. “Ya estoy acostumbrado y siempre lo he combinado. Hay veces que me han salido ofertas para irme fuera, pero siempre le he dado prioridad a mi trabajo”. El esfuerzo físico que requiere su profesión es el mejor entrenamiento para un Noé que allá donde va se convierte en el motor del equipo. Sin duda, un espejo para que los más jóvenes comiencen a mirarse en él.

  • 1