Local

El Rey cumple su año más difícil

El Rey cumple hoy 70 años después de propiciar "una nueva etapa en la historia de España", como prometió en su discurso de proclamación como monarca y tras un año turbulento, en el que se ha visto salpicado por la polémica. Pero eso, lejos de dañar su imagen, ha servido para agrandar su popularidad.

el 14 sep 2009 / 22:17 h.

TAGS:

El Rey cumple hoy 70 años después de propiciar "una nueva etapa en la historia de España", como prometió en su discurso de proclamación como monarca y tras un año turbulento, en el que se ha visto salpicado por la polémica. Pero eso, lejos de dañar su imagen, ha servido para agrandar su popularidad.

El Rey Don Juan Carlos cumplirá hoy 70 años rodeado del cariño de la sociedad española, que lo consideran como la figura institucional mejor vista en España. Y ello se produce después de un último año en el que el monarca ha copado la actualidad informativa: desde mandar a callar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en la Cumbre Iberoamericana hasta el reciente anuncio de separación temporal de los Duques de Lugo, pasando por las caricaturas de los Príncipes de Asturias en la revista El Jueves, la visita a Ceuta y Melilla o la quema de fotos de los monarcas en Barcelona.

Pero, como es normal, la vida del Rey no se resume en un año, por muy convulso que sea. La popularidad del Rey se ha fraguado durante sus, hasta la fecha, 32 años de reinado, en los que ha demostrado que ha sabido llevar a la perfección su papel de mediador, tanto dentro como fuera de las fronteras españolas.

De la mano del dictador Franco llegó al poder, pero pronto se dio cuenta de que la Corona a la antigua usanza tenía los días contados, por lo que se sometió a los mandatos de una Constitución, la de 1978, que le permitió mantener la monarquía, aunque con un papel más testimonial. Pero, sin duda, su reacción ante un hecho como el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 hizo que, también de golpe, esa misma noche todos los españoles le reconocieran como jefe de Estado.

Ese respeto ganado tras el 23F lo fue madurando con el paso de los años gracias a su papel de mediador, que ya adoptó anteriormente al legalizar a todos los partidos, pero que continuó con sus intentos de limar asperezas entre Gobierno y oposición o su intervención para propiciar la paz en Oriente Próximo o acercar a los países de Iberoamérica a España.

Sin ir más lejos, Don Juan Carlos ha emplazado en 2007 a PSOE y PP a que mantengan la unidad frente al terrorismo, como dejó caer en su discurso con motivo de las primeras elecciones democráticas o en su mensaje de Navidad.

El Rey ha dedicado muchas horas de conversaciones y actos para consolidar esa confianza, avalada por su presencia en momentos tan transcendentales como el funeral de Estado por los asesinados el 11 de marzo de 2004 en Madrid o los 62 militares muertos en un avión en Turquía, casi siempre acompañado por la profesionalidad y humanidad de la Reina Sofía, con la que contrajo matrimonio en el año 1962.

Cercanía. Pese a ser el jefe de Estado, Don Juan Carlos se ha mostrado un Rey cercano y campechano, que no duda en saltarse el protocolo cuando lo cree oportuno, para estrechar una mano o acariciar a un niño, en su recorrido por los distintos puntos de España, que este año coronó con su visita en noviembre a Ceuta y Melilla, que despertó las iras del Gobierno de Marruecos.

El Rey, a sus 70 años, no sólo se ha quedado en el territorio español, sino que ha viajado por los cinco continentes, siendo el principal embajador del España en cerca de un centenar de países. El último viaje al exterior se produjo, por sorpresa, el pasado 31 de diciembre, cuando pasó el último día del año con las tropas españolas en Afganistán.

Durante su reinado, Don Juan Carlos ha permitido que se conozcan en público algunas de sus emociones, como las lágrimas cuando murió su padre, el Conde de Barcelona, Don Juan de Borbón, o la alegría de ser padre -cuando nació el Príncipe de Asturias brindó con los periodistas- o en el momento de ser abuelo.

Su afición por los deportes, principalmente la vela y el esquí, le ha ocasionado las únicas dolencias que se conocen de un Rey que, a sus 70 años de edad, goza de una excelente salud, según los partes médicos de las revisiones anuales a las que se somete. Tanto es así, que pocas personas barajan la posibilidad de que ceda el trono a su hijo, el Príncipe de Asturias, dentro de poco.

Acto en el Pardo. La Casa Real confirmó que el Rey pasará su 70 cumpleaños en privado, como habitualmente acostumbra la Familia Real. Eso sí, la novedad está en que días después, el 9 de enero, celebrará por primera vez con una cena oficial con dirigentes en activo y ex altos cargos de las instituciones españolas, a los que agradecerá su "dedicación".

Hasta la fecha el jefe del Estado sólo convocaba en ocasiones alguna recepción oficial con motivo de su santo, el 24 de junio, y cuando la actualidad del país permitiera festejar dicha fecha, y no se hubiera producido en días próximos algún atentado, accidente o catástrofe. A la onomástica, invitaba a los representantes de las instituciones en activo y de diferentes sectores de la sociedad, si bien en los últimos años se restringía a un ámbito más familiar.

En esta ocasión, la idea de convocar una cena en el Palacio Real de El Pardo es una "iniciativa distinta del Rey", que desea agradecer la "dedicación" a España de aquellos que en algún momento de la historia de la democracia han desempeñado algún cargo.

De ahí que se hayan cursado invitaciones para 400 personas, entre las que figuran, además de los dirigentes de las instituciones en activo, ex presidentes del Gobierno y de las Cortes, de comunidades autónomas, de los órganos del poder judicial, así como ex jefes del Estado Mayor, ex altos cargos del Consejo Económico y Social y los ponentes de la Constitución. Al acto acudirá asimismo la Familia Real, esto es, los Príncipes de Asturias y las Infantas, por lo que, al ser una cena oficial, no parece probable la asistencia de Jaime de Marichalar.

Según los analistas, este acto se puede deber a un intento de corresponder al apoyo que ha recibido el monarca en un año complicado como ha sido 2007, tanto por los ataques recibidos por la monarquía por los sectores republicanos y por la derecha más radical como debido a la separación de los Duques de Lugo.

  • 1