martes, 11 diciembre 2018
15:38
, última actualización
Economía

El Rey pide a los directivos que sean un «referente» de valores para la sociedad

Don Felipe ha lanzado este mensaje ante 2.500 directivos reunidos en Sevilla en el congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE).

el 04 nov 2014 / 20:52 h.

El rey Felipe VI (c), la presidenta andaluza Susana Díaz (2i), el alcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido (2d) y el presidente de CEDE Isidro Fainé (i), posan con los directivos participantes en la clausura del congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) en Sevilla. / EFE El rey Felipe VI (c), la presidenta andaluza Susana Díaz (2i), el alcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido (2d) y el presidente de CEDE Isidro Fainé (i), posan con los directivos participantes en la clausura del congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) en Sevilla. / EFE En la que ha sido su primera visita como monarca a Sevilla, ciudad a la que dedicó unas afectuosas palabras por los vínculos con su familia,  el Rey Felipe VI lanzó ayer un contundente mensaje a los directivos y ejecutivos –más de 2.500– reunidos en Fibes, a los que reclamó ejemplaridad por su papel de «referencia» no solo para sus empresas, sino «para el conjunto de la sociedad». «Desde esta actitud –añadió– podréis difundir con mayor eficacia las buenas prácticas y los mejores valores en los profesionales de cualquier ámbito». Unas palabras que, en el actual contexto dominado por los continuos casos de corrupción tanto en la esfera pública como privada –como las tarjetas black de Caja Madrid–, hicieron inevitable asociarlas al necesario mensaje de regeneración. «Las compañías confían en la acción directiva como guía y fuente de nuevas oportunidades y proyectos», prosiguió Felipe VI, quien señaló que «el papel de los directivos en la dinámica social y económica es determinante a la hora de contribuir a la confianza colectiva desde la que se puedan superar los diferentes desafíos». El rey Felipe VI durante su intervención. / Pepo Herrera El rey Felipe VI durante su intervención. / Pepo Herrera Sin ninguna mención expresa, pero con mucha significación, otro de los mensajes que el monarca lanzó ante un auditorio que concentraba a los principales ejecutivos y directivos del país fue el agradecimiento a su «compromiso con el buen hacer empresarial», pues solo con esta forma de proceder, incidió, «podremos afianzar el crecimiento y la cohesión social». «Hoy os animo –concluyó– a que sigáis en esta dirección de perfeccionamiento y de permanente mejora en vuestras aptitudes. España lo merece y lo necesita. España os necesita», remarcó, a unos días del desafío soberanista de Artur Mas, que también se dejó entrever en otros discursos institucionales como el pronunciado por la presidenta andaluza, Susana Díaz, quien dedicó sus primeras palabras a insistir en que Andalucía «comparte el proyecto común de España», y defendió las bondades de la comunidad como foco de atracción de inversiones. Pero además, Díaz que volvió a remarcar la necesidad de una regeneración democrática para devolver la confianza al ciudadano, recordó ante los líderes empresariales del país que «ninguna economía puede crecer al margen de cómo se encuentren sus ciudadanos», y reclamó que esta cohesión social debería erigirse en un «objetivo de Estado». No eludió los malos datos del paro en Andalucía conocidos ayer, «una mala noticia para todos», y por lo que reivindicó «compromiso y responsabilidad social» a los empresarios, ya que no puede ser, indicó, que uno de cada ocho trabajadores esté en el umbral de la pobreza aun teniendo un empleo. El rey Felipe VI saludando a los asistentes. / Pepo Herrera El rey Felipe VI saludando a los asistentes. / Pepo Herrera Por su parte, el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, vendió ante el Rey el buen estado de salud de las cuentas públicas municipales y su esfuerzo para atraer empresas reduciendo las trabas administrativas. Felipe VI fue el encargado de clausurar ayer la XIII edición del congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), que durante dos días ha reunido en Sevilla a más de 2.500 asistentes de toda España. ISIDRO FAINÉ «Es evidente que vamos hacia un nuevo paradigma empresarial, necesitamos recuperar una toma de decisiones que incluya una perspectiva moral». Fueron algunas de las palabras que Isidro Fainé, presidente de CEDE y del Grupo La Caixa, pronunció ayer en el acto de clausura del congreso. Fainé incidió en la necesidad de que el directivo siga trabajando «con sobriedad, austeridad y autoexigencia» y enarboló la bandera del ejemplo sobre la de la palabra. Indicó que la recuperación va por la buena senda, pero que requerirá de un periodo de tiempo prolongado, por lo que instó a apostar por el sector exterior, con gran potencial aún. «No cabe otro camino, dijo, que la normalización del crédito» en España.  

  • 1