Local

El riesgo de atropello cae un 85% a 30 km/h

Los traumatismos craneoencefálicos en los peatones bajarían del 50% a la velocidad actual a sólo el 3%.

el 28 abr 2010 / 20:06 h.

TAGS:

La máxima velocidad en ciudad es ahora 50 km/h.

En Sevilla se producen una media de dos atropellos al día, lo que representa el 14% de los accidentes que tuvieron lugar en la ciudad en 2009 (641), unas cifras que van en paralelo con los resultados de un estudio a nivel europeo realizado por la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil que arroja que el 15% de las muertes que se producen en Europa por percances de circulación se llevan la vida de peatones. Si se redujera la velocidad a 30 kilómetros hora, descendería el número de siniestros, en un 85%, y sus consecuencias.

Según este estudio internacional, la mayoría de los atropellos se produce durante el día, los grupos de edad de mayor riesgo son los peatones o muy jóvenes o mayores, que las lesiones producidas son "moderadamente graves" y que afectan igual a hombres y a mujeres.

Entre las conclusiones a las que llegan después de analizar la casuística de los atropellos es que hay fórmulas para evitarlos o reducir su incidencia en las estadísticas de tráfico, sobre todo en la ciudad. Entre ellas, la que consideran más importante es una reducción "significativa" de la velocidad. En concreto proponen bajarla un 40% en el entorno urbano, lo que supondría pasar de circular a 50 a 30 kilómetros por hora. Según el informe, esta medida "habría evitado el 85% de aquellos accidentes en los que el conductor del vehículo percibe la situación de conflicto" antes de que se produzca.

Lo malo que apunta el documento es que el 15% restante, "el conductor ni siquiera llega a percatarse de la situación de peligro y únicamente lo hace en el preciso momento en que ha impactado contra el peatón".

Además, dejar de pisar el acelerador cuando se llega a los 30 kilómetros hora supondría de la misma manera que los efectos negativos de los accidentes se aminorarían: el impacto contra la cabeza de una persona a 50 provoca fracturas de cráneo en el 50% de las ocasiones, mientras que a una velocidad de 40 kilómetros hora se producen en un 15%. Si se circula a 30, el riesgo de sufrir un traumatismo craneoencefálico baja hasta el 3%. Y los traumatismos craneoencefálicos son la principal causa de fallecimiento del peatón.

Ante el panorama que muestran las cifras de siniestralidad, hasta el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha pronunciado sobre la necesidad de controlar los accidentes en las ciudades. El ministro considera que la seguridad vial urbana depende más de la convivencia entre peatones, bicis y coches. Además, señaló, que se ha reducido el número de víctimas en las carreteras en un 45%, mientras que en las ciudades el descenso ha sido del 31%. Estas palabras de Rubalcaba sobre seguridad vial se produjeron en la previa de un encuentro entre alcaldes al que asistió el regidor sevillano, Alfredo Sánchez Monteseirín.

En la cita en el Congreso de los Diputados, el pasado mes de febrero, Monteseirín insistió en la idea de ganar en seguridad para el peatón. Entonces ya habló del Plan de Convivencia y Seguridad Vial, del que avanzó que tiene como objetivo "garantizar la seguridad de las personas en sus desplazamientos y en el que se trabaja de manera coordinada".

Peatones y ciclistas apoyan el plan
Peatones y ciclistas de Sevilla apoyaron ayer la propuesta del alcalde de reducir la velocidad máxima a 30 kilómetros por hora en las zonas más sensibles de la capital hispalense.

Pablo Barco, presidente de la Asociación Peatones de Sevilla, mostró su satisfacción con este tipo de medidas destinadas a ajustar la velocidad e intensidad del tráfico. "Pensamos que es el camino adecuado que debe recorrer toda ciudad que aspire a ser sostenible, segura y que quiera ofrecer mayor calidad de vida a sus ciudadanos".

La Asociación de Peatones de Sevilla, que ya mostró su respaldo a los planes municipales de limitación del tráfico en el centro de la capital hispalense, recuerda que desde finales de 2009 existe un plan marco de la DGT destinado a reducir la siniestralidad en las grandes ciudades. Su presidente apunta un dato sumamente esclarecedor: "Más del 80% de los fallecidos en vías urbanas son motoristas, ciclistas y peatones, los actores más frágiles de la cadena de movilidad".

En la misma línea se pronunció ayer Ricardo Marqués, presidente de la Asociación Ciclista A Contramano: "La de reducir la velocidad a 30 kilómetros por hora es una idea positiva en la medida que contribuye a la pacificación del tráfico en la ciudad. Aplaudimos la medida y la apoyaríamos sin reservas".

 

  • 1