Cultura

El rodaje de 'Knight & Day': la Feria de 2010 en... La Monumental

El guión de la superproducción de Hollywood retoca la Casa de Pilatos con carteles de fiestas y toros muy sui generis.

el 02 dic 2009 / 21:13 h.

La actriz Cameron Diaz se dejó ver por el Centro como una turista más.

El equipo de la película Knight & Day, con James Mangold a la cabeza, parece haberse propuesto reinventar las fiestas de primavera de la ciudad, a la que al final apenas se la va a reconocer en los cines gracias a las estaciones de Sevici, una de las pocas características hispalenses que Hollywood no va a poder modificar.

Y es que cualquiera que paseara ayer a primera hora de la mañana por la Plaza de Pilatos pudo toparse con varios carteles que ya, en pleno diciembre, anunciaban entre imágenes de toros y banderillas la Feria de 2010...

En uno de ellos se leía: "Los diestros José de Mairena, Miguel Andrés Linares y Enrique Puerto ofrecerán una extraordinaria corrida en la Plaza de Toros La Monumental.

Con la ganadería de Jacinto Hernández de Porahí, con la gracia de Nuestro Señor del Buen Auxilio, al que dedicamos estas fiestas".

Santos al margen, o los productores se han inspirado en el coso barcelonés o han querido hacer un guiño a la historia de Sevilla y recuperar la plaza que se levantó en la calle Monte Rey, en la periferia de San Bernardo, el barrio torero de Sevilla, entre 1918 y 1920.

Anécdotas aparte, la jornada de rodaje se desarrolló en los interiores de la Casa de Pilatos, donde desde las siete de la mañana fueron llegando y descargando varios camiones con material para la filmación.

Con un coche y dos motos de Policía Local como testigos, los operarios daban los últimos retoques al atrezzo colocado en la plaza, engalanada con colgaduras rojas: una fuente de mármol, los carteles, macetones con naranjos y... una estación de Sevici. "¿Las bicicletas no se tapan?", preguntaba uno de los operarios de la productora a otro que se encogía de hombros.

Sobre las nueve de la mañana se interrumpió el acceso a los peatones y al tráfico en las calles San Esteban y Águilas, sin que hasta entonces hubiera aparecido por allí ninguno de los esperados protagonistas.

"No han llegado todavía, pero ya no se puede estar en la plaza. No está permitido hacerles fotos ni pedirles autógrafos", comentaban los operarios a los pocos curiosos desplazado hasta los aledaños de la Casa de Pilatos a la par que los desalojaban.

El primer amago de corte de la calle San Esteban provocó no pocos enfrentamientos entre los padres que llevaban a sus hijos a un colegio, los trabajadores de la zona y los miembros de la productora -más de 20- que, sin mucho éxito, intentaron desviar la circulación.

"¿Que no puedo entrar? A ver si no voy a poder caminar por la calle", se quejaba un hombre que, ignorando las indicaciones de los técnicos, cruzó el cordón de seguridad. Finalmente, la productora cedió: "Las madres que lleven niños al colegio y las personas que trabajen en la zona pueden pasar acompañados", ordenaba alguien a través de los transmisores.

De pronto, al tiempo que rompía a llover, una furgoneta con cristales tintados y con un letrero que rezaba Wichita enfilaba la calle San Esteban hacia la Casa de Pilatos. Todos pensaron que al fin se vería a los protagonistas, pero ni de lejos.

Mientras, Cameron Diaz desayunaba plácidamente, a eso de las 11.00 horas, en el Hotel Alfonso XIII (más tarde hubo helado en plena calle), pues no le tocaba sumarse al rodaje hasta después.

  • 1