sábado, 15 diciembre 2018
22:17
, última actualización
Economía

El salario en el agro sevillano aumenta pese al IPC negativo

Los trabajadores del campo ganan este año siete décimas más, a sumar a las seis de alza en 2014, tras eliminarse la referencia a la tasa de inflación.

el 09 feb 2015 / 12:00 h.

TAGS:

RECOGIDA MELOCOTON Los trabajadores del campo de la provincia de Sevilla ganarán poder adquisitivo este año dado que sus salarios subirán –poco, pero lo harán– a pesar de que la inflación cerró 2014 bajo cero. El convenio colectivo vigente así lo garantiza y, de hecho, la patronal agraria Asaja está informando a sus socios al respecto para despejar dudas. En concreto, el Índice de Precios de Consumo (IPC) finalizó el año pasado en tasa negativa (-1 por ciento) tras arrojar un diciembre en rojo por primera vez en su historia –raro puesto que es el mes por excelencia de las compras y, por tanto, proclive a encarecimientos–. El dato del último mes de cada ejercicio es muy importante para el mercado laboral, al cogerse como referencia para los aumentos de sueldo del siguiente o para compensar los desvíos de la inflación del conjunto del año. Pero el convenio colectivo para las faenas agrícolas, forestales y ganaderas de Sevilla se rubricó en 2013 con cinco años de vigencia –de 2012 a 2016, ambos inclusive– y conllevaba adaptarse a las circunstancias de la crisis económica general y a la particular crisis del campo, a tenor del compromiso en su día adquirido por las partes firmantes: Asaja por la patronal, CCOO por la sindical. El pacto incluía no subir los salarios ni en 2012 ni en 2013 –el bienio inicial de vigencia– manteniéndose los niveles de 2011, mientras que para el año 2014 habría un incremento de seis décimas, de siete en 2015 y de ocho para 2016. Cada crecimiento es aplicado sobre la cuantía del ejercicio anterior, quedando consolidada así la ganancia, al tiempo que se acordó que en ningún año se tomaría como referencia ni la tasa anual del IPC ni ningún otro indicador macroeconómico para la actualización de las pagas. Las cláusulas precisan que el salario base para el trabajador fijo queda establecido para 2015 en 28,83 euros al día, siendo de 43,39 para el eventual y 47,88 para el fijo discontinuo. La dieta completa asciende a 28,70 euros diarios y la media, a 14,33, mientras que el plus de distancia agrega 1,13 euros y el de kilometraje se calcula sobre 0,26, a la vez que el desgaste de las herramientas computa a 0,25 euros al día –siempre y cuando no sean facilitadas por el empresario–. A partir de los salarios base, para los empleados fijos los importes oscilan entre los 31,93 euros para un conductor de cosechadora (47,89 en domingos y festivos) y los 28,83 euros de un guarda o casero (43,24 en los domingos y festivos). Los técnicos con titulación superior cobran 1.407 euros mensuales, y 1.244,65 euros los de titulación media, y las cantidades para los administrativos son 1.210,42 euros cuando están titulados, y 1.000,85 si no lo son. Así consta en las tablas enviadas por Asaja a sus socios. Un inciso. En el convenio del campo no sólo entran las típicas labores agrícolas o ganaderas, sino también el trabajo desarrollado en los almacenes para la primera manipulación de los productos agroalimentarios. Por ejemplo, en una finca de melocotones, el acuerdo laboral rige para quienes cuidan de los árboles todo el año y para los jornaleros que trabajan tan sólo durante la campaña de recogida en mayo o junio, pero también para las mujeres y hombres que, ya en la fábrica, seleccionan y empaquetan la fruta antes de su comercialización. Para los empleados fijos discontinuos, la horquilla va desde el mínimo de 47,88 euros de un especialista ganadero (con 71,82 en domingos y festivos) hasta los 77,88 para un técnico con titulación superior (116,82 en domingos y festivos). Por último, para los trabajadores eventuales del campo, la paga más exigua está en los 43,39 euros para obreros sin tareas específicas (65,08 euros en domingos y festivos, salvo en campaña de recolección, cuando el recargo baja del 50 al 25 por ciento). Y la más elevada: los 56,89 euros (85,33 en domingos y festivos) de los rajadores y sacadores de corcho. Es precisamente en el colectivo de jornaleros donde se revela el mayor número de categorías profesionales, entre otras cosas porque no es lo mismo recoger espárragos que aceitunas, o que aceitunas a mano o con vibrador. La tabla salarial, asimismo, incorpora la cuantificación de las horas extras y las pagas extraordinarias de verano y Navidad. La semana laboral está compuesta por 39 horas de trabajo, y no se computarán los 15 minutos «de descanso o bocadillo». Es decir, la merienda la podrá disfrutar el obrero, sí, aunque este tiempo no será con cargo a la empresa, cláusula acordada y argumentada sobre la crisis soportada por el campo. Los trabajadores eventuales, asimismo, recuperarán las horas o jornales perdidos por las inclemencias climatológicas. constantina La ‘saca’ del corcho se lleva los mejores sueldos La dureza y la escasez de profesionales marcan las retribuciones en el convenio colectivo del campo sevillano, y ambas confluyen en la llamada saca, es decir, la obtención del corcho de los alcornoques, que arroja los mayores sueldos para sus trabajadores eventuales. En efecto, los rajadores y sacadores de corcho, que han de tener una gran destreza en el manejo del hacha –el trabajo sigue siendo muy manual, sin presencia de maquinaria específica ante la delicadeza de la operación, que puede dañar el tronco del árbol–, tienen asignados por convenio este año un sueldo base de 56,89 euros, que alcanza los 85,33 para domingos y festivos, al tiempo que los cargadores del mismo se embolsan 48,88 euros diario (73,32 euros en domingos y festivos). El manejo de la cosechadora es la segunda labor más cotizada, y aquí juega fundamentalmente la formación del operario, con 53,02 euros al día (79,53 en domingos y festivos), y tras ella se coloca el capataz fijo discontinuo, con sus 52,15 euros (78,22 en domingos y festivos salvo en plena campaña, donde el recargo se restringe al 25 por ciento y no al 50 por ciento). Por encima también de los 50 euros por jornal están los jornaleros que utilizan a mano máquinas vibradoras en la recolección de la aceituna de almazara y los conductores de las vibradoras, según la tabla salarial facilitada por Asaja de Sevilla. Dentro de ésta, el pago por productividad aflora sobre todo para la recogida de espárragos. Así, para los blancos se garantizan 47,21 euros al día aunque no alcance los 35 kilos, y entre 0,7 y 1,41 euros a partir de esta cantidad, y 45,94 euros para los verdes, con entre 0,34 y 0,70 euros cuando se pasan de los 60 kilos por jornada.

  • 1