El salón árabe del consistorio de Utrera reabrirá con una muestra con ‘el barquito’ de Consolación

Tras la restauración, los ciudadanos podrán volver a visitar en octubre el que fuera el palacio de Vistahermosa

el 01 ago 2014 / 10:41 h.

El alcalde utrerano visitó las obras de restauración. El alcalde utrerano visitó las obras de restauración. El edificio del Ayuntamiento de Utrera tiene espacios dignos de ser contemplados. A finales del mes de octubre cualquier ciudadano podrá admirar las salas del que antiguamente fue el palacio de Vistahermosa. Se enmarca en una iniciativa que traerá consigo una exposición muy especial, que tendrá como protagonista al famoso barquito de la Virgen de Consolación, así como la corona de la patrona de Utrera y de su Niño Jesús. Esta actividad servirá para reabrir el salón árabe del consistorio, tras los trabajos de restauración que están realizándose. Dicha muestra recordará a la que hubo a finales de 2010 en la Cámara de Comercio de Sevilla donde, como única protagonista, estuvo esa característica joya. Ahora se unirán las preseas de las dos imágenes, que el cardenal Bueno Monreal les impuso en 1964 con motivo de la coronación canónica de la patrona utrerana. Según ha anunciado la edil de Cultura, María José García Arroyo (PA), esta actividad se desarrollará del 20 al 31 de octubre, bajo el nombre La corona y el barquito de Consolación. Esta iniciativa permitirá que los visitantes puedan admirar «los magníficos salones de la casa consistorial: el pompeyano, el árabe y la galería superior». Además, en el cincuentenario de la coronación de la Virgen «no podían faltar los dos símbolos más significativos y emblemáticos: el barquito y la corona, joyas que se podrán observar con detenimiento y cercanía». En cuanto a la restauración del salón árabe, se está realizando desde principios de julio, a cargo del restaurador y escultor utrerano Pedro Hurtado. Los trabajos consisten en la recuperación de los colores originales de las pinturas, restauración de columnas, reposición de cornisas, molduras, espejos y fragmentos de mármoles y escayolas. Del mismo modo, se ha tenido que colocar un techo nuevo en el vestíbulo previo, ya que el existente acusaba una seria patología que provocaba fisuras y la posibilidad de desprendimientos de las placas. También se restaurarán las puertas y ventanas que dan acceso al jardín romántico, y se colocarán lámparas más acordes con la estancia. Se prevé que las obras estén terminadas a finales de agosto.

  • 1