Local

El SAS pagará 26.000 euros a un sevillano al que no se le detectó un cuerpo metálico en un ojo

el 20 dic 2009 / 11:32 h.

TAGS:

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha accedido a pagar una indemnización de 25.911 euros a un joven que perdió la visión de un ojo porque el hospital no detectó hasta siete días después un cuerpo extraño metálico que se había quedado incrustado.

El joven J.A.G.G., de 20 años, sufrió un accidente laboral en Lebrija (Sevilla) el 14 de agosto de 2006 y fue ingresado en el hospital de Valme de Sevilla, donde fue intervenido por presentar un corte en el párpado y otro en el interior del ojo, según ha explicado a Efe su abogado, Francisco Cabral.

Tras la operación, el joven quedó ingresado a la espera de que cicatrizara la sutura pero a los cinco días su estado fue empeorando y persistía el dolor y la inflamación.

No fue hasta siete días después cuando el hospital le realizó una ecografía y un TAC y comprobó que en el interior del ojo tenía incrustado un cuerpo extraño metálico, lo que obligó a una nueva intervención el 25 de agosto para extraerlo, pero entonces la lesión del nervio óptico era ya irreversible y el paciente había perdido definitivamente la visión.

La resolución del SAS, a la que ha tenido acceso Efe, accede a indemnizar al joven pues "no es posible descartar que el retraso diagnóstico del cuerpo extraño intraocular haya podido influir en el pronóstico visual del paciente".

La resolución, no obstante, recuerda que este caso fue objeto de una denuncia penal que quedó archivada porque el forense de los juzgados determinó que "la permanencia del cuerpo extraño no fue causa del resultado producido de desprendimiento de retina y alteración del nervio óptico".

Dicho resultado "se hubiera producido igualmente de haberse detectado y extraído" a tiempo aquel cuerpo extraño, según el forense.

El SAS recoge en su resolución las estadísticas sobre los 72.000 españoles que sufren cada año un traumatismo ocular y precisa que el 40 por ciento de los que además tienen un cuerpo extraño sufren alguna pérdida de visión, aún cuando reciban "la mejor intervención médica y quirúrgica".

El abogado del joven ha expresado a Efe su satisfacción por esta resolución que, a su juicio, puede "contribuir a mejorar el servicio público de salud y evitar que casos de este tipo puedan volver a repetirse".

Su cliente, ha explicado Cabral, fue sometido a una tercera intervención el 12 de diciembre de 2006 para colocar una lentilla interior, pero su finalidad era "paliar in extremis el desastroso tratamiento dispensado" y no sirvió para recuperar ningún tipo de visión.

En la actualidad, el joven tiene reconocida una incapacidad permanente parcial para trabajar.

  • 1