Local

El SAS reconoce mala praxis en la muerte de una mujer en Jaén

el 19 ene 2010 / 13:57 h.

TAGS:

El Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha reconocido mala praxis y ha indemnizado con 208.000 euros a la familia de una joven de 32 años, fallecida en el Complejo Hospitalario de Jaén, según ha anunciado hoy El Defensor del Paciente.

El SAS ha estimado la reclamación interpuesta en el año 2006 por los Servicios Jurídicos de El Defensor del Paciente en Andalucía, en nombre de la familia de la paciente fallecida, que dejó marido y dos hijos de 4 y 9 años.

La paciente, tras presentar un episodio de parálisis parcial de la cara y dificultad para hablar, fue remitida por su médico de cabecera al Complejo Hospitalario de Jaén, donde le practicaron una analítica de sangre, que reveló muy pocas plaquetas, concretamente 25.000, cuando el valor normal oscila entre 150.000 y 400.000.

Por lo que fue diagnosticada de un trastorno hemorrágico llamado "Púrpura Trombocitopénica", debido a que su sistema inmune estaba destruyendo las plaquetas, afectación que tiene tratamiento, y buenas perspectivas de curación, siempre que las medidas se instauren a su debido tiempo.

Pero a pesar de su delicado estado de salud, pues su escaso número de plaquetas continuaban bajando, y de que su estado físico empeoraba, presentando vómitos con mareo, inestabilidad y gran debilidad, fue dada de alta, sin que el equipo médico planteara siquiera la posibilidad de transfusión de plaquetas, cuando es parte del tratamiento habitual en estos procesos para prevenir el riesgo hemorrágico.

Tras dos días en su domicilio, la paciente se despertó con gran malestar y vómitos, por lo que su marido, alarmado, la trasladó en su coche hasta el Hospital de Jaén, llegando al mismo sin conocimiento, allí fue ingresada en la UCI con tan sólo 9.000 plaquetas, donde los médicos ya no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

El SAS, admitiendo que faltó una prueba diagnóstica fundamental "frotis de sangre", asume que la asistencia médica fue "incompleta", pues con el resultado de esta prueba se podría haber cuestionado el diagnóstico y el tratamiento inicial.

Por ello, con el informe favorable del Consejo Consultivo de Andalucía, decide estimar la reclamación interpuesta por Castillo-Calvín, abogado de la familia de la fallecida y adscrito a los servicios jurídicos del Defensor del Paciente, e indemniza a la familia con 208.000 euros.

Por su parte, la presidenta de la Asociación El Defensor del Paciente, Carmen Flores, ha señalado que "son muchos años trabajando por lo derechos de los pacientes, y día a día nos sorprendemos cada vez más de cómo pueden suceder casos como este, máxime cuando los hechos demuestran que si la paciente hubiese tenido una asistencia adecuada, su enfermedad no hubiese avanzado hacia esta etapa difícilmente reversible y el fallecimiento podría haberse evitado".

  • 1