Local

El SAT planta en Las Turquillas y el Gobierno responde con el desalojo

La orden de desalojo se produjo a una hora en que la mayoría de los participantes en la acción de hoy estaban reunidos en Osuna en unas jornadas de soberanía alimentaria.

el 12 may 2013 / 18:21 h.

TAGS:

Miembros del SAT sembrando hoy en Las Turquillas. Miembros del SAT sembrando hoy en Las Turquillas.

Nada hacía presagiar, según el Sindicato Andaluz de Trabajadores, que a las 17.00 horas la Guardia Civil comunicara al SAT que tenía órdenes de desalojar inmediatamente y de desmantelar el Campamento Dignidad que lleva instalado desde el pasado 1 de mayo en la puerta principal de la finca, dentro de los límites de la misma

Nada hacía presagiar un desalojo tan inesperado puesto que horas antes en completa calma y normalidad y delante de la propia Guardia Civil los sindicalistas plantaron varios cientos de lechugas, melones y sandías para aliviar "las calores del verano" dado que como anunció su Portavoz Nacional, Diego Cañamero, el SAT se iban a quedar a pasar el verano en Las Turquillas y mañana lunes iban a comenzar a plantar en otras zonas. 

La acción de siembra, absolutamente pacífica, ponía de nuevo en evidencia, según el SAT, no sólo el despilfarro de mantener cerca de 1.000 hectáreas ociosas en una comarca azotada por el paro masivo (40% de desempleo). También suponía una acción directa desde la no violencia activa imposible de asumir por el Gobierno pues implica un cuestionamiento directo de su poder. Sindicalistas plantando melones, lechugas y sandias en zona militar, "hasta ahí podíamos llegar" diría el Ministro de Defensa. 

La orden de desalojo se produjo a una hora en que la mayoría de los participantes en la acción de hoy, unos 500 compañeros y compañeras, estaban reunidos en Osuna en unas jornadas de soberanía alimentaria organizadas por el SAT, mientras que en el Campamento de Las Turquillas quedaba sólo un retén de unas 50 personas. La carretera de acceso al Campamento fue cortada en ambos sentidos por la Guardia Civil por lo que ni medios de comunicación ni refuerzos del sindicato pueden llegar.

En estos momentos el Campamento está siendo desmantelado ante la vigilancia estrecha de unidades antidisturbios de la Guardia Civil que rodean toda la zona.

  • 1