Economía

El sector cuantifica los daños y busca recuperar su prestigio

La Organización Mundial de la Salud alerta de que la cepa de la bacteria E. coli es una variante desconocida. Levantada la alerta alimentaria en la UE, Rusia prohíbe la entrada de verduras europeas, una decisión que la CE califica de "desproporcionada".

el 02 jun 2011 / 09:27 h.

Agricultores tiraron ayer 300 kilos de fruta y hortalizas ante el consulado alemán en Valencia.
Una vez que las sombras de duda de que el pepino andaluz sea responsable del brote infeccioso detectado en el norte de Alemania se disipan es el momento de empezar a echar cuentas. Las organizaciones agrarias y las administraciones calibran ahora a cuánto pueden ascender las pérdidas en el sector hortofrutícola -más allá del pepino en sí-, así como las vías para resarcir cuanto antes el daño producido a su imagen.

 

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que aludió por primera vez a esta crisis, consideró que la CE ha reaccionado de forma "lenta" y aseguró que España exigirá la reparación del daño "ante las instancias que proceda". Ayer mantuvo una conversación telefónica con Angela Merkel, que se comprometió a estudiar fórmulas en el marco europeo para indemnizar a los agricultores afectados, según Moncloa.

En esta línea, el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, señaló en Sevilla que el Gobierno está estudiando "detenidamente" las vías jurídicas posibles para pedir compensaciones económicas a la UE.

La próxima semana mantendrá una reunión con el ministro de Estado para asuntos europeos alemán, Werner Hoyer, en la que se concretará la forma en que se puede restaurar la confianza de los productos hortofrutícolas españoles en Alemania. "El Gobierno alemán tiene que emplearse para compensar adecuadamente, aunque ya se sabe que hay daños producidos irreversibles", subrayó.

Las comunidades autónomas exigieron, tras reunirse con la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, que la UE se responsabilice y "dé la cara" por los daños infligidos apuntando a España como el origen de la infección que ha causado ya 16 muertos. En esa reunión, a la que no acudieron los consejeros del PP, se acordó iniciar la cuantificación de los daños y el diseño de una campaña de promoción para "recuperar mercados y ganar la confianza de los consumidores".

La consejera andaluza de Agricultura, Clara Aguilera, defendió que el mecanismo que permite retirar del mercado la producción debería llevar aparejado un precio "sustantivamente" mejor que el de la normativa europea de 3 céntimos por kilo, ya que las pérdidas sólo en pepino ascienden a 75 millones.

Mientras, Rusia prohibió ayer la importación de verduras frescas procedentes de la UE, una respuesta que Bruselas calificó de "desproporcionada e inaceptable".

Las organizaciones agrarias lamentaron que, pese al levantamiento de la alarma, el mercado sigue muy parado.

La directora de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS) , María Neira, afirmó que la cepa de E.coli encontrada es "altamente tóxica y resistente a algunos antibióticos" y corresponde a una cepa desconocida, circunstancia que "va a dificultar su control", advirtió.


  • 1