jueves, 13 diciembre 2018
02:51
, última actualización
Local

"El sector de la construcción será el que saque a este país de la crisis"

Directora de zona de Acciona en Andalucía, esta ingeniera de Caminos, Canales y Puertos       ha sido galardonada con el premio ‘Ingeniera del año’

el 28 ene 2012 / 19:50 h.

TAGS:

Purificación Torreblanca, en la sede de Acciona en Sevilla, en el edificio Pórtico, junto a Santa Justa

Purificación Torreblanca García (Diezma, 1970) responde concisa, por momentos telegráficamente. En sus años de carrera (17 en Acciona) ha aprendido a ser precisa, a no perderse en florituras. Esta actitud y rectitud en todo proyecto que aborda le valió el pasado diciembre el premio Ingeniera del año que concede el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Bajo la dirección de Purificación, Acciona Infraestructuras ha acometido obras de envergadura en el Puerto de Algeciras, la base de Rota y en Cádiz.


-¿Qué significa para usted ser la Ingeniera del año?

-Pues un reconocimiento a mi esfuerzo y a mi trayectoria con la calidad que eso supone. Si alguien conoce el esfuerzo y los obstáculos que nos encontramos, esos son los compañeros de profesión.


-¿Más obstáculos por ser mujer?
-No en exceso. Más bien los obstáculos propios del sector.


-¿Hay muchos caminos, canales y puertos que se estén construyendo en estos momentos?
-Pues yo creo que sí. Quizás menos caminos, propios del pasado más cercano. Pero sí puertos, como las ampliaciones en Algeciras y Cádiz, y canales, que son parte del futuro. Las infraestructuras relacionadas con el agua son el reto pendiente para los próximos años.


-Pese a todo lo andado, no son pocos los españoles que reniegan de sus infraestructuras públicas. Usted que ha viajado por medio mundo, ¿qué nota les pondría?

-Tienen un alto nivel de calidad. En Europa y Latinoamérica hay mucho invertido en infraestructuras, pero en España tenemos una altísima calidad. Creo todo lo contrario: podemos presumir de calidad y tecnología de nuestras infraestructuras.


-¿Una labor entonces no reconocida?

-Estamos en un país por lo general muy crítico. Valora más lo que no tiene que lo que tiene. Evidentemente, hace 20 años éramos un país deficiente. Pero en este momento no identifico yo esa falta de calidad. Tenemos un AVE con un valor tecnológico que yo diría que es el mayor del mundo.


-¿Qué repercusión puede tener para nuestro desarrollo futuro el parón en seco de las inversiones públicas?
-Tenemos que dirigirnos a unas infraestructuras eficientes. Lo que se ha hecho, lo es, pero ante la escasez de dinero tendrán que ser mucho más eficientes. Son necesarios análisis más detallados que los que se han hecho hasta ahora. Esta crisis nos hará mejores y más competitivos.


-Si hubiera que decantarse por unas infraestructuras frente a otras, ¿el desarrollo del AVE debería ser intocable?
-España debería apostar por el transporte ferroviario de mercancías y por las infraestructuras del agua. Ahí tenemos una tarea pendiente. El AVE ha sido importantísimo, y ahí tenemos lo que ha significado para la economía de Sevilla, por ejemplo. Pero en el futuro tenemos que dirigirnos a nuestros puntos débiles, que son el transporte de mercancías y el agua. Somos menos competitivos si nuestras mercancías solo pueden desplazarse por carretera.


-El Puerto de Sevilla ya lo ha hecho. ¿Esto quedaría cojo si no va acompañado del dragado?
-Evidentemente, hay muchos factores que intervienen en esta decisión. Hay que ver ventajas e inconvenientes. Todo suma y en el plan de desarrollo del Puerto tiene que tenerse en cuenta la mejora de las conexiones.


-¿Cómo está sorteando Acciona estos momentos de crisis?

-Estamos ampliando el mercado, buscando nuevos productos. Estamos construyendo por ejemplo una planta termosolar en Morón, puertos, edificios...


-¿Se ha convencido ya el sector de que no se volverá nunca al modelo anterior de construcción de 2008?
-Acciona tenía muy poco porcentaje de viviendas. Pero sin eliminar ninguno de los productos, el futuro pasa por dirigirnos a nuevos productos. La vivienda volverá a unos niveles medios, no tan bajos como ahora. Pero no es el futuro. El futuro pasa por nuevas ideas, por más innovación.

-¿Qué esperan del nuevo Ministerio de Fomento? ¿Los recortes son un aliciente?

-Nos hace abrirnos al mercado privado y a nuevos horizontes en el exterior, también. Habrá que impulsar la colaboración público-privada. La administración pública tiene que encontrar respaldo en el sector privado.

-Europa tiene un papel muy importante en proyectos que necesitan de su dinero cuando el grifo también se ha cerrado allí. ¿Hasta cuándo puede mantenerse esta política?
-Estamos en un momento convulso. Las aguas tenderán a un cauce relativamente más tranquilo en los próximos meses. Pero esta situación no durará, no debería durar, en exceso. Si así fuera tendríamos un problema. Esta situación tiene que pasar pronto.


-¿El sector se ha sentido culpable de la situación?
-Para nada, y menos el de las infraestructuras. Es cierto que uno de los graves problemas de la crisis ha sido el exceso de vivienda. Pero querer cargarle la responsabilidad es excesivo cuando este sector es el responsable de que se hayan construido infraestructuras que serán las que saquen a este país de la crisis lo más rápido posible. Ha sido uno de los sectores más productivos. No parece justo.


-Dice que los recortes no deben durar mucho. ¿Cuánto es eso? ¿Cuál es su horizonte?

-No tenemos un horizonte claro porque todo depende de las decisiones que se tomen y de lo acertadas que sean.


-¿Entre esas decisiones está la reforma laboral?

-Es necesaria una reforma laboral, sin duda. Y puede ser una de las grandes salidas, que son muchas más.


-¿Qué sería intocable para el sector?

-Nada lo es. Todo tiene que ser adaptado a la nueva situación.


-¿Se ha notado o no la crisis más en Andalucía?
-No se han notado grandes diferencias de las administraciones autonómicas a la central. El descenso del volumen de negocio es muy parecido. Incluso diría que esta autonomía ha tenido actuaciones importantes para que salieran productos con la colaboración público-privada.

  • 1