Economía

El sector espera una caída real del precio de la vivienda este año

2008 será el año en el que se producirá una caída real del precio de la vivienda. Así lo estima el sector inmobiliario, que pronostica un incremento del 1,92%, lo que se traduce en un descenso una vez descontada la inflación. Si no se estimula el ritmo de venta, habrá un stock de 500.000 inmuebles nuevos. Foto: José Manuel Cabello.

el 14 sep 2009 / 22:47 h.

2008 será el año en el que se producirá una caída real del precio de la vivienda. Así lo estima el sector inmobiliario, que pronostica un incremento del 1,92%, lo que se traduce en un descenso una vez descontada la inflación. Si no se estimula el ritmo de venta el próximo trimestre, habrá un stock de 500.000 inmuebles nuevos.

Es la opinión de más de 260 profesionales del sector inmobiliario -de ellos, un tercio son promotores-, pulsada por el Instituto de Práctica Empresarial (IPE) sobre tendencias de precios. Se espera para 2008 un crecimiento medio del precio de la vivienda del 1,92%, lo que supondrá una caída en términos reales (descontada la inflación), algo que por sí solo no servirá para estimular una demanda que depende más de que se suavice el entorno financiero.

Los encuestados calculan que los precios del suelo caerán este año una media del 5,33%, mientras que los costes de construcción seguirán creciendo más del doble del IPC (en torno al 8,58%).

El profesor José Antonio Pérez, coordinador del estudio, explicó que el comportamiento de los precios finales de la vivienda es muy rígido, por lo que no suelen caer, a pesar de que el sector esté en crisis. A su juicio, el mercado inmobiliario está experimentando un cambio de ciclo que en los últimos seis meses se ha traducido en un incremento de hasta el 91% del tiempo que tarda en venderse una vivienda nueva y un aumento del 89% del stock de inmueble nuevo acabado.

El IPE calcula que el pasado año cerró con una caída del 5% de las operaciones de compraventa, al registrarse 1.860.903 operaciones. Pérez considera que si el ritmo de ventas no mejora en el primer trimestre de 2008, al final del mismo habrá un stock de 500.000 viviendas nuevas pendientes de venta (el doble si se suman las de segunda mano).

En la situación actual, con la demanda estancada y la crisis de liquidez en los mercados financieros, que los promotores decidieran bajar los precios no serviría de mucho, ya que -según explicó- en el mercado de la vivienda cuando el precio baja, la decisión de compra se aplaza ante la expectativa de que puedan descender todavía más.

En su opinión, la reactivación de las ventas pasa por la mejora de las condiciones financieras para acceder a ella, algo que en buena medida dependerá de las promotoras, que tendrán que especializarse en "marketing financiero", como ya hacen algunas empresas que ofrecen descuentos en las cuotas de la hipoteca durante periodos de hasta 5 años.

Pérez cree las administraciones han tardado demasiado en reconocer que el ajuste del mercado residencial acarreará una destrucción de empleo, que podría haberse neutralizado destinando "20.000 millones extra" a la promoción de infraestructuras y obra civil.

  • 1