Economía

El sector minero andaluz prevé alcanzar 1.000 millones anuales de facturación

Estima que con la entrada en operación de explotaciones como Magdalena o Aznalcóllar, el empleo alcance picos de 6.000 personas.

el 28 dic 2014 / 20:23 h.

TAGS:

Explotación de la mina de Cobre Las Cruces, en Gerena, Guillena y Salteras,  en una imagen de archivo. / José Manuel Vidal (EFE) Explotación de la mina de Cobre Las Cruces, en Gerena, Guillena y Salteras, en una imagen de archivo. / José Manuel Vidal (EFE) El sector minero andaluz prevé que la facturación en la Comunidad pueda elevarse hasta 1.000 millones de euros con la entrada en operación de los proyectos en curso y en desarrollo, según ha indicado el presidente de la Asociación de Empresas Investigadoras, Extractoras, Transformadoras Minero-Metalúrgica y de Servicios (Aminer), Francisco Moreno, que apunta que podría alcanzarse los 6.000 empleos directos e indirectos con la puesta en marcha de esos proyectos pendientes, a medio y largo plazo. Así, Moreno ha precisado a Europa Press que en el año 2013 la facturación de las empresas integradas en Aminer alcanzó los 600 millones de euros, mientras que para final de 2014 esta cifra ascenderá a 700 millones, y podría elevarse aún más, hasta los 1.000 millones anuales, con la puesta en marcha de los nuevos proyectos. Moreno ha recordado que el sector comenzó una nueva etapa hace unos años con la apertura de Cobre Las Cruces y Matsa, y en paralelo se han ido solicitando nuevos permisos e investigándolos, de tal forma que actualmente están por abrir Minas de Riotinto, Sotiel Coronada y Mina Magdalena; pendientes de permiso, Minas de Alquife y pendiente de adjudicación, Aznalcóllar, "y todo ello teniendo en cuenta que los permisos de investigación pueden producir sorpresas positivas y encontrar otros yacimientos explotables en lugares donde no se había encontrado nada anteriormente". Ha recordado en ese sentido que "los sistemas de investigación han mejorado mucho, así como el conocimiento geológico, y ello, unido a la buena gestión de la Administración liberando permisos de investigación, dará lugar a que se amplíen enormemente las posibilidades de localizar nuevos yacimientos". Considera que "la gran mina de la Faja Pirítica aún no se ha encontrado". Ha valorado por ello el hecho de que en esta legislatura han ido saliendo a concurso, de manera progresiva, unos 640 derechos mineros, y tras el anuncio que ha realizado la Junta, se irán sacando otros 367 derechos, con una superficie que ronda las 250.000 hectáreas, lo cual "es una noticia muy positiva para el sector". "La minería puede crecer mucho en Andalucía y puede crear mucho empleo y riqueza hasta significar una parte importante de su PIB". De esta forma, considera que "si se concretan los proyectos en marcha, las cifras de inversión situarán a la minería metálica como uno de los principales sectores inversores de Andalucía". Así, apunta que hasta la fecha se han invertido unos 1.800 millones de euros, "pero si a esto unimos lo que podría suponer la entrada en servicio de los proyectos en curso estaríamos hablando de inversiones que superarían los 2.800 millones de euros". En cuanto al empleo, ha explicado que el empleo directo generado alcanza las 1.800 personas, aunque se estima en 2.500 con el desarrollo esperado de los proyectos en tramitación, si bien podrían alcanzarse puntas de 3.500 empleos directos en 'picos altos', en determinadas fases de realización de infraestructuras. A estos datos habría que añadir el correspondiente al empleo indirecto asociado a la actividad de estas empresas, que se elevaría a 3.500 personas, "pero podrían alcanzarse 6.000 con la puesta en marcha de los proyectos pendientes", a medio y largo plazo. Sobre la cuota andaluza en el conjunto nacional, Moreno considera que a nivel de minería metálica, es probable que Andalucía represente el 60-70 por ciento del país, aunque insiste en el potencial que tiene la Faja Pirítica, por lo que considera que "muy probablemente alcancemos un porcentaje mayor". Con respecto a la Comunidad, ahora mismo el sector está en el uno por ciento del PIB, pero cree que la minería metálica puede alcanzar el cuatro por ciento. RETOS DEL SECTOR Asimismo, como reto principal del sector, Moreno incide en la necesidad de "continuar haciendo las cosas bien medioambiental y socialmente, utilizando tecnologías de última generación y consiguiendo que la minería no se vea como una industria sucia y contaminante, sino como una industria necesaria para la Humanidad y que sea correctamente entendida por la sociedad desde edades tempranas y aceptada como una industria tecnológicamente avanzada y fundamental para el desarrollo de nuestra región, y que se vea como un bien común para la sociedad". Ha recordado la "enorme evolución tecnológica aplicada a la actividad minera en los últimos años, que incide en todas las fases del proceso minero, esto es, investigación, extracción y tratamiento del mineral". Moreno reconoce que "desgraciadamente, los sectores de áridos y rocas ornamentales atraviesan un período de crisis e igualmente le pasó a la minería metálica en la anterior década", aunque resalta que en el momento actual, el sector minero vive una época de auge, "ya que el crecimiento en países emergentes demanda un alto consumo de metales y, por tanto, el precio es alto y permite abrir yacimientos que en otras condiciones no serían explotables". En ese punto, reconoce que "para poder consolidarse, la minería necesita de la industria auxiliar en muchas de sus actividades, principalmente en las áreas más próximas a los yacimientos mineros", por lo que cree que en ese punto es donde puede haber un mayor potencial con la puesta en marcha de los nuevos proyectos. RELACIONES CON LA JUNTA Moreno ha asegurado, por otro lado, que las relaciones del sector con la Junta "son muy buenas", al igual que con los ayuntamientos "que se ven favorecidos por proyectos mineros y los respaldan, sabiendo que éstos generan empleo de calidad, además del apoyo económico que reciben de la compañía minera". El sector le pide a la Junta que "siga agilizando los trámites administrativos, sobre todo en cuanto a la caducidad de permisos antiguos y que sean sacados a concurso". A su juicio, "todos somos conscientes de que en estos momentos debemos remar en la misma dirección, trabajar conjuntamente para difundir una imagen positiva de nuestra minería y que inversores nacionales e internacionales sigan centrando su atención en este sector". También ve necesario que "se facilite el acceso y se apoyen las inversiones en la industria paralela a nuestro sector, ya que su desarrollo en la región es altamente positivo para la evolución y consolidación de la minería metálica". "Hay que incentivar esa inversión y agilizar los trámites necesarios para no perder oportunidades de futuro", ha aseverado. SOSTENIBILIDAD Moreno ha recordado que "hacer minería implica que el mineral se extrae, se emplea y se agota, pero es factible lo que actualmente se viene haciendo, que es investigar hasta encontrar recursos donde nunca se han buscado y, de esta forma, conseguir que las reservas aumenten, permitiendo cumplir con las ordenanzas europeas que recomiendan emplear nuestros propios recursos y tener una menor dependencia externa, y eso es sostenible". Ha dejado claro que "desde el punto de vista medioambiental, quienes ya están desarrollando su actividad en la región lo hacen con las máximas garantías ambientales y la mínima afección al medio ambiente". Asimismo, cree que "la tendencia del sector apunta a que seguirán desarrollándose las compañías existentes y las nuevas investigaciones producirán su fruto y podrán ponerse en explotación otros nuevos yacimientos". "No creo que las Administraciones dejen abandonado un sector que puede alcanzar el cuatro por ciento del PIB andaluz, produciendo un empleo de calidad", asevera. Así, considera que "las Administraciones deben aprovechar el crecimiento del sector, para apoyar a otras compañías que crecen al amparo de la minería y generar un tejido industrial que no sea un monocultivo, sino diverso".    

  • 1