miércoles, 21 noviembre 2018
00:42
, última actualización
Local

El sector turístico cierra la "peor" Feria por la crisis y un final lluvioso

La ocupación hotelera se quedará entre el 75 y el 80%, por debajo de las previsiones.

el 29 abr 2012 / 19:23 h.

TAGS:

  • En términos económicos, la de 2012 ha sido "la peor Feria porque es el peor año de la crisis". Así de rotundo se mostró ayer el delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano. La situación económica, con más de 85.000 parados en la ciudad, ya hacía presagiar que la Feria, que supone el 3,5% del PIB de Sevilla, traería este año menos ingresos porque "todo el mundo está haciendo ajustes duros y eso se tiene que notar, antes de quitarse otras cuestiones básicas se lo quitan de la Feria". Por ello este año el Real no empezaba a llenarse al mediodía sino por la tarde y la gente acudía comida de casa. Pero la coincidencia del final con el puente de Mayo hacía mantener las esperanzas en un aumento de visitantes que, finalmente, el mal tiempo del fin de semana ha frustrado. "A perro flaco todo se le vuelven pulgas", resumió gráficamente Serrano.

    El factor lluvia dará al traste con las previsiones hoteleras. Según Serrano, las reservas hasta el jueves estaban al 70% y la previsión para el fin de semana y el puente eran del 85% pero "en estos momentos parece que no se va a llegar porque a pesar de que Renfe ha habilitado trenes AVE cada media hora, el tiempo, igual que en Semana Santa, nos ha jugado una mala pasada". El delegado de Fiestas Mayores estima que finalmente la ocupación hotelera el fin de semana se quedó entre "el 75 y el 80%", aunque confió en que suba algo en los días que quedan de puente.

    Desde la Asociación de Hosteleros, el vicepresidente Antonio Palomino señaló que aún es pronto para un balance definitivo porque en Madrid, el puente dura hasta el miércoles, pero "las sensaciones no son buenas". En lo que a la Feria se refiere, los ingresos del sector han bajado entre un 10 y un 20% respecto al año pasado y el fin de semana "ha sido flojo porque también es cierto que el tiempo no ha acompañado". En la hostelería sevillana, la Semana Santa tiene mayor incidencia que la Feria, o al menos más repartida, ya que en Feria, la actividad se concentra en los bares del entorno de la Plaza de toros y de Los Remedios. Dentro del Real, hay un indicador clave:todos los días se ha recogida menos basura que en 2011 (el sábado hasta un 18% menos que el mismo día del año pasado). Se generan menos residuos porque se consume menos.

    Semana Santa y Feria conforman la temporada alta del turismo en Sevilla y ninguna de las dos fiestas han ido bien. Con todo, Palomino recuerda que desde el comienzo de la crisis, quien está tirando del sector es el turismo extranjero debido a la caída del nacional y para aquel "mayo, junio e incluso la primera quincena de julio también es buena temporada", por lo que es pronto para determinar si el año turístico se salvará.

    Con todo, el presidente de la Asociación de Agencias de Viaje, Antonio Távora, también constata que el turismo está "más flojo" que el año pasado. En Semana Santa, la caída fue del 20% y en Feria, que tiene "más fuerza" por la fiesta en sí y "los toros, que atrae mucho turismo extranjero de Francia e Inglaterra sobre todo", calcula un descenso de entre el 10 y el 15% que no confía en que el puente mejore porque "coincide ya con el final de la Feria" y además las previsiones meteorológicas no acompañan. Távora critica que el precio de las habitaciones en Feria se encarece mucho en Sevilla y apunta a que el sector debería reducir su margen de beneficios a cambio de llenar más.

    Al margen de los visitantes de fuera, la baja ocupación de los aparcamientos públicos en el entorno del Real (el sábado el del Charco de la Pava estuvo al 45% y los días que más lleno ha estado no ha superado el 65%) indican que también ha bajado el público procedente del área metropolitana, que además suele concentrarse el fin de semana. Así, los días de mayor afluencia al recinto ferial fueron martes, miércoles y jueves. A partir del viernes, la Feria empezó a decaer y la tormenta del sábado y la lluvia intermitente de ayer, sobre todo por la mañana, dejaron un fin de fiesta que Serrano describió como "desolador":una Feria con casetas cerradas, sin apenas caballos y a la que el público dio el cerrojazo antes del tradicional broche de los fuegos artificiales.

    • 1