Local

El seguro paga 169.000 euros a las víctimas del accidente de Ortega Cano

Las dos aseguradoras del torero consignan la indemnización para la familia del fallecido.

el 17 ene 2012 / 15:20 h.

TAGS:

Ortega Cano sale de los juzgados tras declarar.

Las dos compañías aseguradoras del vehículo con el que el torero José Ortega Cano provocó un accidente mortal en mayo de 2011 en Castilblanco de los Arroyos han consignado ya en el Juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla los 169.000 euros de indemnización a los que tiene derecho la familia de la víctima por el accidente según los baremos establecidos en la Ley del Seguro.

Fuentes del caso informaron a Europa Press de que una de las dos compañías que tenían asegurado el Mercedes R-320 del matador de toros ya consignó en su día la mitad de esta cantidad -al ser dos las compañías aseguradoras, deben hacer frente a la indemnización al 50%-, cantidad que la familia ya tiene en su poder y que va destinada a indemnizar a la mujer de Carlos Parra -el fallecido en el siniestro-, a su madre y a sus dos hijos.

La segunda compañía aseguradora ha ingresado también la otra mitad de la indemnización en el juzgado. No obstante, los letrados de la familia de la víctima, Luis y Andrés Avelino Romero, explicaron que por el momento sus representados únicamente han recibido la mitad de la indemnización.

La Fiscalía de Sevilla y la acusación particular han solicitado cuatro años de cárcel y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante seis años para José Ortega Cano, pues consideran que el imputado circulaba bajo los efectos del alcohol, lo que "le mermaba los reflejos necesarios para" conducir, "haciendo que su conducción fuera irregular, realizando maniobras arriesgadas para él mismo y los demás usuarios de la vía".

En su escrito de acusación el fiscal de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León, atribuye al imputado un delito de homicidio imprudente en concurso con dos delitos contra la seguridad vial, en concreto por conducción temeraria y circulación bajo los efectos del alcohol, por los que solicita cuatro años de cárcel y el pago de una indemnización de 169.619 euros a favor de los familiares, en concreto 119.731 euros para la viuda de Carlos Parra (y otros 5.640 euros por los daños al coche); 19.955 euros para cada uno de sus dos hijos y de 9.978 euros a su madre, así como 5.865 euros al conductor del coche que colisionó posteriormente contra el motor del coche siniestrado.

El fiscal relata que los hechos tuvieron lugar sobre las 22.00 horas del día 28 de mayo de 2011, cuando el acusado, tras dejar a su hija en Villaverde del Río, emprendió el viaje de regreso a su casa en la finca Yerbabuena, ubicada en Castilblanco de los Arroyos. Así, precisa que el matador de toros circulaba en un Mercedes Benz R-320 "en condiciones no apropiadas para ello" debido "a la previa ingestión excesiva de alcohol", a consecuencia de lo cual, cuando circulaba por la carretera A-460 entre Villaverde y Burguillos "se acercaba y se separaba constantemente del vehículo que le precedía".

"En un tramo curvo a la derecha, con visibilidad reducida, con señalización tanto vertical como horizontal de prohibido adelantar, con señal de advertencia de peligro y limitación genérica de prohibición de circular a más de 90 kilómetros por hora, el acusado perdió el control del vehículo al trazar una curva, invadiendo durante 60 metros el carril de sentido contrario, llegando a colisionar de frente contra el Seat Aleta" conducido por la víctima, relata el fiscal.

En esta línea, asevera que "no existe ningún indicio de corrección de la trayectoria" por parte del acusado y que aunque la víctima pudo ver el coche de Ortega Cano aproximarse "no tuvo espacio ni tiempo material para evitar la colisión".

En el momento del choque, el torero circulaba a 125,2 kilómetros y la víctima a 51 km/h. Ambos vehículos resultaron siniestro total tras el accidente.

El fiscal añade que en el momento del choque "era noche oscura, la calzada se encontraba en buen estado de conservación, con señalización vertical y horizontal, con balizas reflectantes a ambos lados de la vía, no había incidencias meteorológicas que influyeran negativamente en la conducción y los vehículos, con carácter previo, estaban en buen estado de conservación". De ahí que atribuya toda la responsabilidad a Ortega Cano.


  • 1