Local

El seísmo deja ya 32.000 muertos y arrasa parte del patrimonio chino

La cifra de víctimas por el terremoto de China casi alcanza ya los 32.500 muertos y más de 200.000 heridos. Pero el seísmo que sacudió el sur del gigante asiático destruyó también varias estructuras del sistema de irrigación de Dujiangyan, considerada la obra hidráulica más antigua del planeta. Foto: Efe

el 15 sep 2009 / 05:02 h.

TAGS:

La cifra de víctimas por el terremoto de China casi alcanza ya los 32.500 muertos y más de 200.000 heridos. Pero el seísmo que sacudió el sur del gigante asiático destruyó también varias estructuras del sistema de irrigación de Dujiangyan, considerada la obra hidráulica más antigua del planeta.

En las inmediaciones del lugar donde se encuentra este sistema incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, se puede advertir que algunos de los templos que se construyeron para rendir homenaje al sistema, también con siglos de historia, están a punto de caerse, si no lo han hecho ya.

La agencia oficial Xinhua confirmó los daños sufridos por el complejo de Dujiangyan, que se encuentra a orillas del río Min y era una de las principales atracciones turísticas de la zona, junto a las montañas de Qingchengshan (consideradas uno de los lugares de nacimiento del taoísmo).

Las autoridades de Sichuan, la provincia que más sufrió el fuerte terremoto del pasado 12 de mayo, señalaron que el seísmo causó graves daños en 45 monumentos culturales de primer orden (bajo protección estatal) y 59, bajo protección provincial.

El sistema de irrigación y control de inundaciones del río Min se comenzó a usar hacia el siglo III AC, como solución a las continuas inundaciones que sufrían las poblaciones a orillas de esa corriente fluvial. La idea de controlar el flujo del río fue mérito del gobernador Li Bing, todo un héroe local en Sichuan, quien ordenó la construcción de un dique para evitar las crecidas del río, especialmente fuertes en primavera con el deshielo de las montañas cercanas.

El dique, a diferencia de las presas convencionales, podía ser levantado temporalmente para permitir el paso a barcos militares, y costó, según los anales históricos, 100.000 piezas de plata.

El sistema consiguió que dejaran de producirse inundaciones, probando ser un éxito, y además la mejor irrigación que permitió que la provincia de Sichuan fuera una de las más productivas del imperio chino. La UNESCO incluyó este lugar en su lista de Patrimonio Mundial en 2002.

Más víctimas. Mientras, los equipos de rescate no paran de sumar víctimas y heridos al triste balance del seísmo del lunes. El número de fallecidos en Sichuan y en provincias vecinas afectadas supera los 32.477 y el de heridos aumentó a 220.109, anunció ayer la oficina de atención a emergencias del Gobierno chino.

Solamente en la provincia de Sichuan, donde se encuentra Wenchuan, epicentro del seísmo, la cifra de muertos asciende a 31.978 y la de heridos, a 209.905. Las localidades con más víctimas mortales son Mianyang, con 11.874, y Deyang, con 10.341, añadió la oficina.

El presidente chino, Hu Jintao, continuó ayer su recorrido por las zonas devastadas, donde aseguró a los supervivientes que el Gobierno no les abandonará. También pidió a las autoridades provinciales que comiencen a poner en marcha planes para recuperar la normalidad de la vida diaria, con protección especial a miles de niños huérfanos y también a los discapacitados.

Según fuentes oficiales, se ha soltado el agua acumulada en presas y lagos, que el viernes obligó a evacuar a miles de personas en la zona por riesgo de inundaciones, y ya no existe peligro.

  • 1