lunes, 27 mayo 2019
01:04
, última actualización
Local

El Señor de la Borriquita se baja del asno y se sienta en un sillón

Después de cuatro siglos cabalgando, el Señor de la Sagrada Entrada se ha tomado un respiro. Foto: J. M. Cabello

el 15 sep 2009 / 21:41 h.

TAGS:

Después de cuatro siglos cabalgando, el Señor de la Sagrada Entrada se ha tomado un respiro. Y es que su borriquita se ha visto obligada a visitar al veterinario en el hospital-taller de José Rivero Carrera. Sólo serán 15 días de separación, pero los niños que estos días asoman al Salvador no hacen más que preguntar por el conocido animal.

Es una imagen histórica e inusual. En vísperas de la llegada de la Cuaresma, hay una ausencia notable en la Iglesia Colegial del Salvador. Los pequeños que ayer se acercaban hasta el altar de la hermandad del Amor no daban con la conocida borriquita. "¿Papá, dónde está?", preguntaban. En su lugar, la imagen del Señor de la Sagrada Entrada reposa sobre un sillón, una estampa que llama la atención y que pocos recuerdan, pues desde la hermandad se asegura que sólo se ha llegado a producir una vez en la historia: en los años 20, coincidiendo con la llegada del Amor a El Salvador desde la Iglesia de Los Terceros.

Entonces, recuerda el herma-no mayor, Luis Torres, "la imagen del Señor recibió culto durante algunos años sentada sobre un sillón en la capilla de la Milagrosa". Una estampa en blanco y negro que cobra vida esta semana, sobre todo desde el pasado miércoles, día en que la borriquita emprendió su viaje al taller.

Pero que nadie se asuste: la separación será sólo temporal, "por unos 15 días", precisa el hermano mayor. El motivo no es otro que "una pequeña fisura detectada en el pata delantera del asno", que, por ser el eje que soporta mayor peso del conjunto escultórico, podría tener problemas de sustentación", según explican desde la Archicofradía del Domingo de Ramos.

El taller de José Rivero Carre-ra, escultor de cabecera de la cofradía, se encargará de sellar la fisura y de consolidar la figura del animal, si bien esta leve intervención no tocará su policromía. Desde su hechura allá por el siglo XVIII por autor desconocido, la talla de la borriquita no había sufrido hasta el momento ninguna intervención de gran calado.

El hermano mayor precisó además que la imagen del Señor, por el contrario, se encuentra "en perfecto estado de conservación", por lo que queda descartado de momento que tenga que pasar por el taller. En este caso, la talla del Se-ñor es un siglo anterior a la de la borriquita. Según consta en los archivos del Amor, se trata de una obra del siglo XVII, atribuida al círculo de Pedro Roldán.

Así con todo, el asno más cofrade de Sevilla no faltará a su cita con los nazarenitos blancos el próximo 5 de abril, Domingo de Ramos. Así lo confirma Luis Torres, quien asegura que "la borriquita estará de vuelta en casa antes del Miércoles de Ceniza", es decir, el 25 de febrero.

La restauración de la borriquita será, entonces, uno de los estrenos de la próxima Semana Santa, que permitirá que la imagen vaya más segura. Mientras llega la hora, El Salvador vuelve estos días a recrear una estampa de los años 20 de la mano del Amor, para desesperación de los más pequeños, que añoran a la que es su mascota preferida. "Papá, ¿dónde está la borriquita?".

  • 1