Local

El sentido único en la Ronda pasa el examen

La reordenación del tráfico en Sevilla es una asignatura pendiente que pocos gobiernos se han atrevido a afrontar con decisión y menos aún con ambición. La peatonalización de la Avenida de la Constitución y, ahora, la inclusión del sentido único en la Ronda Histórica son dos claros ejemplos de decisiones políticas que, amparadas en informes técnicos, se estan revelando como positivas...

el 15 sep 2009 / 11:52 h.

La reordenación del tráfico en Sevilla es una asignatura pendiente que pocos gobiernos se han atrevido a afrontar con decisión y menos aún con ambición. La peatonalización de la Avenida de la Constitución y, ahora, la inclusión del sentido único en la Ronda Histórica son dos claros ejemplos de decisiones políticas que, amparadas en informes técnicos, se estan revelando como positivas, no sólo para la mejora del transporte público sino para una mayor calidad de vida de los ciudadanos y una mejor conservación del patrimonio. El sentido único en la Ronda pasó ayer con éxito la verdadera prueba de fuego con el aumento de tráfico que comporta la vuelta al colegio. Salvo algunas retenciones puntuales, la nueva ordenación del tráfico mejoró la fluidez y, sobre todo, contribuyó a aumentar la velocidad comercial de los autobuses de Tussam y del servicio de taxi. Aún hay cuestiones que mejorar. Unas corresponden al ayuntamiento, como el ajuste del flujo circulatorio en las calles adyacentes y la articulación de una alternativa de mayor garantía para todos los vehículos que pretenden llegar a Torneo. Otras son responsabilidad de los conductores, cuya falta de civismo supone uno de los principales problemas que dificultan el tránsito, agravado por el aparcamiento indiscriminado en doble fila, en zonas de carga y descarga o invadiendo los carriles reservados para el bus y el taxi. A falta de conocer con cifras sobre la mesa los beneficios reales que la medida municipal está reportando al tráfico, es justo colegir que el área de Movilidad del Ayuntamiento, dirigida por Francisco Fernández, está acertando en la filosofía implantada, que apenas ha generado críticas fundamentadas, en una ciudad como Sevilla tan refractaria a los cambios en materia tan sensible como la circulación. El Ayuntamiento debe completar la reordenación del tráfico, mejorar el transporte público y avanzar en la conquista de zonas peatonales. Ése es el camino.

  • 1