El Seprona irrumpe en Almogía para perseguir el ladrillo ilegal

Otro ayuntamiento malagueño en el punto de mira por el urbanismo ilegal. La Guardia Civil irrumpió ayer en Almogía y registró el consistorio para investigar un delito de prevaricación urbanística.

el 20 oct 2009 / 19:44 h.

El Betis no firma un promedio suficiente para ascender a Primera

Málaga vuelve a estar en el punto de mira por el urbanismo ilegal. Prácticamente en paralelo a la noticia de los arrestos en El Ejido, a las 8.00 de la mañana la Guardia Civil irrumpió también en el Ayuntamiento de Almogía (PSOE), un pequeño pueblo malagueño, para registrar el consistorio, que desde hace meses estaba siendo investigado por irregularidades relacionadas con el ladrillo a raíz de la denuncia de un particular. Los investigadores prevén imputar al menos a tres personas por prevaricación -no se descartan otros delitos como falsedad- y en principio no contemplan detener a nadie. Apuntan a ediles, funcionarios locales y familiares de éstos, que podrían haber creado alguna sociedad vinculada con las resoluciones municipales que están bajo sospecha.


Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil habían ordenado al alcalde, el socialista Cristóbal Torreblanca, al secretario y al arquitecto municipal que estuvieran presentes durante los registros, que duraron todo el día. El regidor se mostró desde el principio "sorprendido" pero a la vez "tranquilo" por la operación. Los partidos de la oposición (PP e IU) confesaron que esperaban una investigación así. El Seprona había visitado la corporación varias veces. Y es que en Almogía parece ser que se daban las mismas tropelías urbanísticas que en otros municipios de la Axarquía malagueña.


Hasta mayo pasado, el ayuntamiento mantenía abiertos casi 300 expedientes por construir en suelo no urbanizable. La mayoría eran viviendas y chalés edificados en el campo y casas de aperos que se habían convertido en viviendas, según explicó el portavoz de IU, Diego Aranda. Esa situación explotó en 2003, en pleno boom del ladrillo, y desde entonces el pueblo había crecido mucho más en construcciones de lo que había aumentado la población. Según Aranda, el consistorio sancionaba las obras ilegales pero "se seguía construyendo" y las viviendas no se paraban a pesar de que había documentos que así lo ordenaban. También el único edil del PP, José Vila, dijo que llevan mucho tiempo advirtiendo en los plenos municipales de que "había irregularidades y que no se estaba haciendo nada". El alcalde, que lleva gobernando desde 1983, aclaró que la investigación se centra en una quincena de esos expedientes.

Torreblanca aseguró que esta operación "nada tiene que ver con lo que está pasando en otros ayuntamientos". Ayer comunicó al PSOE que si resulta imputado por algún delito renunciará a su cargo y al acta de concejal y se dará de baja del partido. Es, además, diputado provincial desde 1995 y responsable del Área de Organización y Gobierno interior. "Si fuera imputado formalmente, me defenderé sin implicaciones para el pueblo de Almogía y para el Partido Socialista, por lo cual renunciaré a mi cargo", anunció. La dirección provincial socialista respondió que acepta la iniciativa del alcalde y valora su actitud porque demuestra "respeto" por la acción de la Justicia, a los vecinos del municipio y a la organización política por la que ha trabajado durante décadas. Para el presidente provincial del PP de Málaga, Elías Bendodo, "no es una buena noticia" el registro que se llevó a cabo en el Ayuntamiento de Almogía.

Denunció que está siendo "una costumbre" que consistorio socialistas sean investigados y en la mayoría de los casos sus responsables políticos son "imputados". Una vez que se acabe de examinar la documentación incautada ayer se determinará el número de personas que serán citadas por el titular del juzgado número 12 de Málaga en calidad de imputadas.

  • 1