Deportes

El Sevilla, a la final del Carranza (2-0)

El Sevilla FC jugará la final del Trofeo Ramón de Carranza en Cádiz, tras imponerse al Valencia en la semifinal por dos goles a cero, obra de Adriano y Koné.

el 16 sep 2009 / 07:13 h.

El Sevilla defenderá mañana frente al Deportivo el título del Trofeo Carranza logrado el verano pasado, ya que ha conseguido vencer (2-0) al Valencia esta noche merced a los goles de Adriano y de Koné.

El dominio correspondió al Valencia en los instantes iniciales, en los que los de Emery se pudieron adelantar con un inocente remate de Míchel tras una buena incursión de Bruno (m. 2) y con un lanzamiento de falta de Baraja, que encontró respuesta en un paradón de Palop.

Pese a que el partido no tenía ritmo debido al mal estado de la hierba y a las constantes faltas, sí se animó algo a partir de la media hora, con dos disparos casi consecutivos, uno por equipo, con mucho peligro: el del sevillista Perotti que golpeó el palo y el del valencianista Miku que se fue fuera por muy poco.

La primera mitad terminó con dos nuevos acercamientos peligrosos de los levantinos, pero el internacional Mata no pudo culminarlos con acierto.

El marcador se desbloqueó en la primera acción destacable de la segunda mitad. Adriano, que había entrado en el descanso, hizo una pared junto a la banda derecha con Perotti y se internó en diagonal sin oposición hasta la misma cara de César, al que batió por alto.

La reacción del Valencia fue muy briosa. Joaquín asistió a Baraja y a Villa, sin que los remates de éstos tuviesen recompensa por poco, y el ariete asturiano puso a prueba poco después a Palop, excelente toda la noche.

El aire, sin embargo, pareció durarle poco al Valencia, cuyo acoso disminuía por momentos e incluso daba la impresión de que era el Sevilla el equipo que, al contragolpe, podría marcar el segundo gol del encuentro.

La sentencia llegó por mediación de Koné en el tiempo añadido. El portugués Duda sacó de forma magistral una falta lateral y el marfileño sólo tuvo que poner la cabeza para desviar el centro a la red.

  • 1