Deportes

El Sevilla Atlético perdonó pero también fue perdonado

El Sevilla Atlético y Las Palmas empataron a cero tras 90 minutos marcados por el penalti marrado en las postrimerías de la primera mitad por el gaditano Pablo Sánchez. Los locales, en la primera mitad, fueron mejor que los canarios.

el 15 sep 2009 / 01:48 h.

El Sevilla Atlético y Las Palmas empataron a cero tras 90 minutos marcados por el penalti marrado en las postrimerías de la primera mitad por el gaditano Pablo Sánchez. Los locales, en la primera mitad, fueron mejor que los canarios, pero echaron de menos una mejor puntería ante la portería de Santamaría, el mejor de todos los futbolistas en la tarde de ayer.

Después de la habitual igualdad de los compases iniciales, los de Fermín Galeote tomaron el mando de las operaciones. Fruto de ese dominio llegó la primera opción de gol. El hiperactivo Diego Perotti, minuto 10, mandó por encima de la meta de Santamaría una falta cometida sobre Juanjo.

Los locales controlaban la situación, pero sin poner en excesivos apuros a los de Juan Manuel Rodríguez. En el 18, un rechace cerca estuvo de ser aprovechado por Perotti para poner en el marcador el 1-0 en el marcador. Sólo un minuto después, la primera llegada amarilla. El ex sevillista Marcos Márquez, desde la frontal, buscó sorprender sin demasiada fortuna a un muy atento Javi Varas.

En el minuto 22, el poste impidió que un colocado remate de Juanjo adelantara a los suyos cuando ya se cantaba el tanto sevillista. La misma suerte corrió Armenteros en el 25 tras cabecear un balón suelto en el área visitante. Al filo de la media hora, Trashorras terminaba de mala manera una jugada personal que apenas alteraba el guión de una película con claro protagonismo del Sevilla Atlético, que en el 37 veía como Juanjo, en plancha, perdonaba de nuevo a Las Palmas. Como hizo en el epílogo del primer acto Pablo Sánchez, que marró un claro penalti cometido sobre Óscar Ramírez, que va a más cada partido que juega.

En el inicio de la segunda parte, cambio en el bando insular. Adrián por Pitu para intentar mejorar la ofensiva de un equipo que apenas había dado tres pases seguidos en el primer acto. En parte lo consiguió, porque el filial vio cómo llegaba el dominio visitante y sus mejores ocasiones. Cobas, sin ir más lejos, falló lo infallableen el minuto 50. Sergio Suárez, en el 60, también fue responsable directo culpable de que los suyos no encarasen en ventaja los últimos 30 minutos de un choque que veía como el Sevilla Atlético acusaba el penalti desperdiciado al borde del descanso.

Viendo que sus hombres perdían fuelle con el pase de los minutos, Galeote tiró de Salva Sevilla para recuperar la iniciativa sobre el verde tapete sevillano. Con los cambios, el filial se terminó asentando algo más.

  • 1