Deportes

El Sevilla busca "un Squillaci" para su defensa

Encontrar un tándem idóneo para el eje de la zaga se ha convertido en una misión difícil por diferentes circunstancias en los últimos años. 

el 14 jun 2011 / 21:25 h.

Javi Navarro-Escudé, una garantía.

Marcelino ha dejado claro desde el primer día que quiere un central. El nuevo entrenador no necesitó mucho tiempo para pedir al club medidas con el fin de evitar lo que él mismo calificó como "sangría" de goles en contra sufrida la pasada campaña. El objetivo ahora es dar con "un Squillaci", un futbolista experimentado y solvente. Nada de apuestas; y menos aún, arriesgadas.

Se busca un central "de características distintas, con experiencia, con más madurez deportiva, con un número de partidos y varios años más de los que se han dicho; más del perfil de Squillaci cuando vino; no un futbolista de 22 años, sino de 28 o 29, que también pueden ser 27 o 30". El perfil lo ha dado el presidente, a instancias de los técnicos.

En la actualidad, el plantel cuenta con tres centrales natos (Escudé, Alexis y Bernardo, ya que el canterano tendrá ficha del primer equipo) y con otros tres futbolistas (Fazio, Cáceres y Sergio Sánchez) que pueden jugar tanto en esa demarcación como en otras, algo que decidirá Marcelino. En cualquier caso, el técnico quiere apuntalar ese puesto.

En los últimos tiempos, dar con un tándem de garantías en el eje de la zaga ha sido difícil, por muchas circunstancias. El club se ha reforzado en varias ocasiones, y se puede decir que Squillaci es el central que mayor rendimiento ha dado desde que la rodilla de Javi Navarro dijo basta, a finales de la temporada 2006/07.

Por entonces, el valenciano, Escudé, Drago y Aitor Ocio -los cuatro ya formaban parte del plantel en la 2005/06- se repartieron los partidos, dada la presencia del equipo en varias competiciones. Su buen hacer a las órdenes de Juande fue clave en la conquista de los títulos.

SIN EL GRAN CAPITÁN. El problema empezó cuando Javi Navarro pasó al dique seco. La temporada 2007/08 arranca y termina sin él y con Escudé reduciendo casi a la mitad -de 30 a 16- su número de partidos en Liga. Mosquera y Boulahrouz, fichados para reforzar el centro de la defensa, no dieron los frutos esperados en un Sevilla que vivió una temporada convulsa a más no poder. Drago, Fazio y David Prieto echaron una mano, pero Manolo Jiménez -sustituyó a Juande en otoño- se las vio para dar con un tándem de garantías atrás.

La campaña 2008/09 comenzó sin Boulahrouz -sólo jugó seis partidos de Liga en la anterior por sus lesiones, aunque luego fue a la Eurocopa- pero con el fichaje de Squillaci. El francés, a la postre, se convertiría en el central más utilizado junto a Escudé, quien volvió a rondar (26) la treintena de partidos ligueros. Mosquera, Fazio, Drago y David Prieto también contaron en numerosas ocasiones.

Sergio Sánchez fue el refuerzo de la temporada 2009/10, pero una cardiopatía le apartó del equipo. Escudé y Drago fueron los centrales más utilizados en Liga. Squillaci no llegó a disputar ni el 50% de los partidos. Fazio, Cala, Lolo y Marc Valiente también fueron opciones para Jiménez y, más tarde, Antonio Álvarez.

La temporada pasada, Squillaci hizo las maletas al inicio de la misma y Drago sólo jugó al final tras más de un año lesionado. Llegaron Cáceres -terminó de lateral- y Alexis. Fazio, una vez recuperado de sus molestias, desplazó al malagueño y Sergio Sánchez reapareció y desapareció. Dar con un tándem que tenga continuidad y solvencia no resulta fácil.

  • 1