jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Deportes

El Sevilla, callado y con discreción a por la Liga

El Sevilla se enfrenta este sábado al Málaga con el objetivo de recortar distancias al Real Madrid y al Barcelona, que juegan el clásico el domingo. Para ello, deberá romper la mala racha ante los costasoleños.

el 27 nov 2009 / 21:26 h.

En un fin de semana en el que todos los focos están centrados en un mismo lugar, el Camp Nou, en dos equipos, el Barcelona y el Real Madrid, y en dos jugadores, Messi y Cristiano Ronaldo, el Sevilla tiene la oportunidad, desde la mayor discreción, de asestar un importante golpe a este inicio de Liga y colocarse entre los dos gigantes del fútbol español. A día de hoy, el conjunto nervionense tan sólo está a tres puntos de distancia del líder Real Madrid y a dos del Barcelona. Un pinchazo de cualquiera de ellos, o incluso de los dos con un empate, daría posibilidad de alcanzarlos y de irrumpir de lleno en la cabeza de la tabla. Podría dormir incluso el conjunto de Manolo Jiménez como colíder –para ser líder tendría que ganar al Málaga por más de seis goles de diferencia– si vence al equipo de la Costa del Sol esta noche y esperar al partido de mañana con el regusto de saberse beneficiado en cualquiera de los casos.

Atendiendo a la clasificación, el uno en las quinielas y en las casas de apuestas está más que cantado. El tercero de la clasificación, el Sevilla, recibe en casa al colista, el Málaga, con tan sólo seis puntos en su haber. Las diferencias entre ambos conjuntos son en estos momentos abismales. Pero hay un hecho muy presente en los enfrentamientos entre los nervionenses y los malaguistas desde hace algo más de diez años. Por una razón o por otra, a los malaguistas se le da muy bien el Sánchez Pizjuán, sobre todo en este siglo XX, en el que han logrado cuatro victorias en siete partidos y en el que sólo han tenido que lamentar una derrota, en la liga 2005/06. Son esos enigmas del fútbol, como la buena racha del Sevilla ante el Villarreal o el gafe durante tantos años ante el Deportivo. A veces no tienen razón de ser, pero ocurren, y se repiten hasta la saciedad. Pues el Sevilla se suele estrellar una y otra vez con su ‘vecino’ de la Costa del Sol.

Claro que, un buen día, como empieza, acaba. Y con argumentos sobre el campo es más fácil que todo eso suceda. El Sevilla, pese a la intrascendente –deportivamente– derrota en Bucarest ante el Unirea en la Liga de Campeones, sigue teniendo un panorama envidiable por delante en la Liga. Esta noche recibe al Málaga, colista, y la semana que viene al Valladolid, otro de los equipos que peleará por no descender. En resumen, que estos partidos a priori fáciles son los que permiten almacenar puntos y mantener el ritmo de los equipos de arriba. Y no se puede fallar, menos en casa.

VUELVE PALOP. Mantiene varias bajas el Sevilla y las mantendrá durante las próximas semanas. Es el caso de Fazio, Acosta, operado ayer, o Escudé. Todos ellos no volverán casi con seguridad hasta 2010. Otros necesitarán menos tiempo para reaparecer, como Adriano, que seguirá siendo baja hoy –según Jiménez utilizarlo ante el Málaga sería arriesgar–, y Duscher, que encara la recta final de su recuperación. Pero el que puede regresar para este encuentro es Palop, que los últimos días ya ha trabajado al ritmo del grupo. Con todo, hasta la lista de hoy de Jiménez la duda persiste.La lógica futbolística, tan poco respetada, por otra parte, aventura que el Sevilla no debería tener problemas ante un equipo que lleva diez jornadas sin ganar, desde la primera, concretamente, que es de los peores fuera de casa y cuyo plantel junta demasiada inexperiencia. Eso sí, Duda, vestido de malaguista, siempre es peligroso. Le hará falta a Muñiz, que se juega el puesto.

  • 1