Deportes

El Sevilla continúa en caída libre (1-3)

El equipo de Gregorio Manzano sufre su quinta derrota consecutiva -cuatro de ellas en Liga- tras un partido en el que estuvo negado ante un rival en zona de descenso. El Almería, que no ganaba desde el 26 de septiembre, agrava la crisis en Nervión.

el 11 dic 2010 / 20:58 h.

El Sevilla continúa en caída libre. La afición del Sánchez Pizjuán volvió a mostrar pañuelos al término de un partido, esta vez con el Almería por testigo, tras ver cómo su equipo era incapaz de doblegar a un rival en zona de descenso... que llegaba con una sola victoria por bagaje en lo que va de campeonato.

Mallorca, Getafe, París Saint-Germain, Villarreal y, ahora, el Almería. Son ya cinco las derrotas consecutivas, cuatro de ellas en Liga y de las cuales tres han sido en casa frente a adversarios teóricamente -porque ya no se sabe a qué aspira este Sevilla- inferiores en potencial. Nadie discute las ganas ni la voluntad de los jugadores, pero tampoco que cualquier sevillista pondría esas mismas ganas si le pidiesen que saltara al césped. Para ganar, para aspirar a cotas altas, se necesita eso... y mimbres. Y mimbres hay los que hay.

Las lesiones de Jesús Navas, Luis Fabiano, Fazio, Drago o Guarente hacen daño, pero no pueden ser la única excusa. Por mucho que -unos más que otros- puedan aportar, las carencias son evidentes. Ni ésta es la mejor plantilla de la historia, porque no es la que conquistó los cinco títulos, ni tiene visos de serlo. Es cierto que muchos de sus futbolistas fueron integrantes de la mejor. También que algunos de los que no estaban entonces fueron héroes hace pocos meses cuando ganaron el título de Copa. Pero igual de claro está, como dijo el presidente, que este equipo no soporta el peso de una mochila cargada de éxitos. No es fácil eso, y sería bueno ser realistas y admitir los errores para que la afición, que ayer animó sin respiro pese al resultado adverso, no se lleve desengaños soñando con llegar lejos. La Champions no está perdida. Queda mucha Liga, pero a día de hoy no se ve.

PRECIPITADO Y FRÁGIL. Además de que los mimbres son los que son, las ganas traicionan más de lo debido. El deseo de jugar con velocidad hace caer en una precipitación que hace que rivales como el Almería, inicialmente replegados a la espera de sorprender en una contra, se erijan en auténticos escollos y se crezcan. Ayer, cada pérdida de balón olía a gol del Almería, que hizo nada menos que tres al equipo de Gregorio Manzano. Y gracias, porque Palop evitó un rapapolvo aún más grande.

La falta de jerarquía en el centro del campo, las dificultades para desbordar por banda y los despistes defensivos dibujaron desde el inicio un choque de toma y daca por parte de ambos conjuntos. Eso sí, no tuvo suerte el de Manzano en la primera parte: José Carlos, que jugó en banda derecha, estrelló un balón en el larguero que luego botaría sobre la línea (minuto 4). En el 21, Vargas, al interceptar con su brazo un centro del Renato, permitió al Sevilla disponer de una pena máxima. Pero el gol se resiste. Kanouté lanzó y Diego Alves evitó que la transformase.

Junto a esas dos acciones, sólo la falta de puntería de Jakobsen, Carlos García, Uche o Piatti, así como el acierto de Palop, mantuvo el 0-0 al descanso. Pero estaba claro que el gol llegaría. Y el primero que marcó fue el Almería. Uche cabeceó un saque de esquina y Vargas aprovechó el rechace del portero para marcar. Fue una jugada confusa porque Renato -dentro de la portería y despejando con su pierna izquierda- saca el balón bajo palos, aunque las imágenes parecen confirmar que fue gol. 

..Y APARECIÓ UN GENIAL PIATTI. La entrada de Romaric y Alfaro -por Renato y José Carlos- no cambió mucho las cosas. Hubo nuevas ocasiones pero fue Piatti quien marcó, el 0-2 (minuto 80) con un magistral zurdazo. Aunque Kanouté recortó distancias a pase de Acosta, que entró por Negredo, Piatti hizo el 1-3 con el tacón para sentenciar el choque. Un nuevo varapalo, y gordo, en vísperas de recibir al Borussia Dortmund y visitar al Real Madrid.

  • 1