lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Deportes

El Sevilla, contra el trastorno bipolar

El Real Madrid y el Barcelona se han empeñado desde el principio de la Liga en dejar el campeonato en una cosa de dos. Lo ganan todo, golean y son superiores. Hacia abajo en la clasificación sólo aparece un equipo capaz de hacerle frente. No es galáctico, no es multimillonario, no tiene ningún Balón de Oro. Es el Sevilla.

el 25 sep 2009 / 20:37 h.

En plena Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, entre la década de los 50 y de los 70, surgió un posicionamiento geopolítico que pretendía distanciarse tanto de la postura liberal norteamericana como de la comunista soviética. Esta tercera opción, que adoptó la denominación (utilizada por primera vez en la revista socialista Anvil, 1955) de Tercera Vía, se apoyó en ciertos movimientos como el yugoslavo, las corrientes pacifistas del 68, sobre todo la Primavera de Praga, y fue secundado por los países No Alineados, que pretendían mantenerse al margen de la Guerra Fría.
También en el siglo XX, entre los polos políticos del capitalismo exacerbado, el laissez faire (dejar hacer) y el Marxismo-Leninismo surgió una Tercera Vía político-económica basado en la economía mixta, de desarrollo privado pero con cuotas de intervencionismo por parte de los gobiernos.
En la Liga española 2009/10, tras un verano de desembolsos desaforados por parte del Real Madrid (254 millones de euros) y el Barcelona (113 millones), un inicio arrollador de ambos conjuntos (12 puntos de 12 posibles) y un balance de goles a favor espectacular de los dos equipos (más 11), también aparece a pocos puntos de distancia una Tercera Vía pendiente, muy pendiente de consolidarse como tal, el Sevilla FC. Tras pinchar en Valencia ha ganado tres partidos consecutivos, su entrenador, Manolo Jiménez, ha manejado las rotaciones hasta el momento con maestría y la plantilla al completo responde con garantías. El Sevilla quiere ser la Tercera Vía en una Liga que camina hacia la inexcusable bipolaridad.
Esa posición exige un funcionamiento impecable, pocos o ningún fallo, fiabilidad máxima y eficacia absoluta. Ese es el precio de ocupar esa tercera posición y querer aspirar a romper la bicefalia de la Liga. Todo lo pondrá hoy el Sevilla en San Mamés, una buena prueba de posicionamiento estratégico, pues su rival, el Athletic, es el cuarto clasificado actualmente y el último equipo que ha sonrojado de verdad a los blanquirrojos, en la semifinal de la pasada Copa del Rey, sin ir más lejos. Entonces un horrible partido de los sevillistas provocó que se escapara el sueño de la final copera. Hoy la historia es muy distinta. Este Sevilla parece más sólido, más completo en cuanto a plantilla y hasta más fiable.
rotaciones. Perotti, de los mejores si no el mejor del partido ante el Mallorca, Adriano, de los mejores si no el mejor ante Osasuna y Mallorca, y Zokora, uno de los mejores en todos los partidos del Sevilla esta temporada, se quedaron ayer en la capital hispalense y no viajaron a Bilbao. No vale ahora criticar las variaciones del técnico cuando ha sacado tan buena tajada de las realizadas hasta el momento, pero sí dejar constancia que en San Mamés el conjunto nervionense perderá cierta presencia en el campo. Eso sí, regresará Kanouté, probablemente formando pareja con Negredo, y Diego Capel, que sin estar al nivel de Perotti siempre es incisivo. En la medular las rotaciones pueden dar entrada a Lolo e incluso a Romaric, y en los laterales pueden volver Sergio Sánchez y Fernando Navarro.
Cambios para seguir frescos en la brecha de la Liga, para demostrar que hay vida más allá del Real Madrid y del Barcelona.

  • 1