Deportes

El Sevilla de las ausencias no da la talla

Los de Michel no se sobrepusieron a las bajas de Medel, Rakitic y Trochowski y no fueron los mismos que en anteriores partidos. Ganó el Celta 2-0.

el 05 oct 2012 / 21:27 h.

El Sevilla de las ausencias no dio la talla en Balaídos, donde se echó demasiado en falta a Medel, Trochowski y Rakitic al tiempo que Míchel equivocaba el planteamiento, pues Babá pierde mucho fuera del área y ni Campaña ni Kongdobia supieron darle en ningún momento al partido el ritmo y la pausa que requería.

Los sevillistas distaron mucho de ser el equipo aguerrido y solvente que había mostrado ser en este arranque liguero. Los obligados cambios –dos por sanción, uno por lesión– no dieron el resultado esperado y ponen en solfa la profundidad del banquillo, del que salió tras el descanso José Antonio Reyes para volver a demostrar que sigue sin estar para nada, lo que ya empieza a ser un serio problema para este Sevilla.

Ayer casi todo el mundo apostaba por el retorno a la titularidad del utrerano, pues ya estaba recuperado de su lesión y la baja de Trochowski propiciaba su regreso. Sin embargo el técnico prefirió alinear a Babá, aun fuera de su demaracción habitual, antes que a Reyes, y en la segunda parte se vieron los motivos de la arriesgada apuesta del entrenador.

Esa banda izquierda ciega que tan buen fruto dio el día del Madrid, ayer no funcionó. Míchel dispuso un claro trivote en medio campo, con Maduro en el vértice y Campaña y Kongdobia de volantes, con Navas abierto por la derecha y Babá de segundo punta, tratando de abrir huecos por la izquierda, por donde nunca percutió el Sevilla y se perdían balones una y otra vez.

La primera parte de los sevillistas fue decepcionante, sin contabilizar un solo remate entre los tres palos de la meta visitante. Y eso que Navas empezó dando un susto muy serio a Sergio, que a última hora suplió en la portería viguesa a Javi Varas, que se lesionó el dedo meñique durante el calentamiento. Un buen pase de Campaña lo dejó con todo el campo para explotar su velocidad y plantarse en solitario ante la meta rival, pero estuvo rápido Sergio, que salió con presteza de su área para adelantarse a Navas en el cruce y evitar una seria complicación, pues no se cumplía ni el primer minuto de partido.

Parecía que empezaba bien la cosa, pero fue un espejismo. A los centrocampistas del Sevilla se les hacía demasiado grande el campo –Balaídos en realidad lo es– y no encontraban la fórmula para impedir que los gallegos, que cuentan con gente que toca muy bien el balón en sus filas, empezaran a combinar con peligro y a plantarse en las narices mismas de Palop, poco protegido ayer por una pareja de centrales Botía-Spahic que dio más facilidades de lo habitual.

Túñez (9’), dio el primer aviso a la salida de un córner en el que quedó conmocionado Palop, que luego tuvo que emplearse a fondo para repeler los remates de Iago Aspas o Park, que cogió en más de una ocasion las vueltas al bosnio Emir Spahic.

No pintaba bien la cosa porque el Sevilla apenas tenía llegada, con buenas ayudas de Krhon-Dehli a Lago para tapar las subidas de Navas, que sigue sin estar fino en el pase final y desaprovechó un par de buenos desbordes con centros que nadie remató. Negredo y Babá pasaron totalmente desapercibios en la primera parte, en la que sólo una internada en el área de Kongdobia puso en algunos aprietos al meta local.

Todos fuera. En el descanso, Míchel empezó a deshacer los novedosos cambios que había introducido en el once titular, del que fueron saliendo, una tras otro, Babá, Campaña y Kongdobia. Pero fue peor el remedio que la enfermedad, pues la entrada de Reyes no aportó nada en ataque y una pérdida suya de balón a punto estuvo de dar pie a Iago Aspas (51’) a hacer subir el 1-0 tras una vertiginosa contra.

No tardó mucho el delantero celtiña en lograrlo. En el 59’, Gil Manzano señaló una peligrosa falta en la frontal y, con la barrera dentro del área, Maduro se protegió con el antebrazo delante de la cara, y allí impactó el balón, lo que reglamento en mano es un claro penalti que los árbitros, eso sí, unas veces pitan y otras no.

Reaccionó el Sevilla al encajar el 1-0 y Manu dio un par de buenas asistencias a Negredo, que remató fuera la primera y se encontró con un paradón de Sergio en la segunda. Entre ambas, el linier le pitó un fuera de juego que no era en una acción en la que se quedaba solo y pudo haber supuesto el empate. No tuvo ahí fortuna el Sevilla, pues Negredo estaba en línea y lo que pudo ser el 1-1 acabó en 2-0, pues De Lucas mandó a la red el primer balón que tocó y ahora el Sevilla digerirá durante 17 largos días esta derrota, la segunda seguida..

2 - RC Celta: Sergio; Mallo, Cabral, Túñez, Lago; Alex López (Bustos, m. 80), Oubiña, Augusto, Krohn-Dehli; Park (Bermejo, m. 57) y Iago Aspas (De Lucas, m. 82).

0 - Sevilla FC: Palop; Cicinho, Botía, Spahic, Fernando Navarro; Maduro, Kondogbia (Hervás, m. 77), Campaña (Manu del Moral, m. 65); Jesús Navas, Babá (Reyes, m. 45) y Negredo.

Goles: 1-0, m. 60, Iago Aspas, de penalti; 2-0, m. 85, De Lucas.

Árbitro: Gil Manzano (Extremeño) amonestó a los locales Krohn-Dehli (36')y a los visitantes Botía (40') y Maduro (59'). La tarjeta de Maduro acarrea suspensión.

Escenario: 19.318 espectadores en Balaídos. 7ª jornada de Liga.

  • 1