Deportes

El Sevilla, débil y negado, despide el año con una derrota ante el Getafe

El equipo de Manolo Jiménez volvió a sufrir en el Sánchez Pizjuán, tal como sucedió ante Málaga y Valladolid, pero en esta ocasión ni tan siquiera logró puntuar.

el 19 dic 2009 / 19:50 h.

De mal en peor como local. Esta es la situación actual del Sevilla, que despide el año 2009 con una derrota en casa ante el Getafe y dando, una vez más, imagen de equipo propicio a romperse a las primeras de cambio por su falta de equilibrio defensa-ataque. Se trata, además, de un tropiezo peligroso, no ya por la distancia respecto a Barcelona y Real Madrid sino porque puede hacer que se coma las uvas incluso fuera de la zona Champions. Si el Valencia gana al Dépor en Riazor y el Mallorca hace lo mismo -por una diferencia de dos goles- en Málaga, el equipo de Manolo Jiménez se habrá creado él solito una situación inesperada y peligrosa.

La derrota ante el Getafe, que sumaba seis puntos como visitante hasta ayer, pone de manifiesto el mal momento del equipo, sobre todo en casa, donde sólo ha ganado cuatro de sus ocho partidos de Liga. En realidad, sólo la victoria sobre el Sporting maquilla el desconcierto que vive desde hace mes y medio. Unirea, Málaga, Valladolid, Getafe... Muchos rivales inferiores en potencial le han puesto contra las cuerdas, obligando a realizar un desgaste que está pasando factura. No es de recibo que el adversario llegue menos veces con peligro y marque el mismo número de goles o más. Y lo peor de todo es que no se ve solución al problema; más que eso, es ya un problemón.

Da la sensación de que Jiménez ha querido exprimir a los jugadores africanos antes de que se vayan. Por segunda jornada consecutiva, dio la titularidad al tándem Zokora-Romaric en el centro del campo -nulo resultado- y a Kanouté y Koné en la delantera. Tampoco sirvió de mucho. Cambió, respecto al once de Gijón, a la pareja de centrales. Sergio Sánchez y Escudé, sin continuidad en las últimas fechas por sus problemas físicos, jugaron de inicio... y se lucieron por su falta de entendimiento, una de las claves de que el Sevilla se fuese al descanso con 0-2 en contra.

La falta de intensidad defensiva en todas las líneas fue, una vez más, el peor enemigo del Sevilla. Su ansiedad por marcar, objetivo que tampoco está logrando y si lo hace, es a cuentagotas, le llevó a precipitarse en exceso, a colgar muchos balones y casi siempre mal. En uno de ellos, Jesús Navas firmó la única ocasión local en toda la primera parte. Con eso ya está todo dicho.

REGALANDO GOLES. Ordenado, sabiendo qué hacer y tirando de descaro, el Getafe no necesitó sudar mucho para poner contra las cuerdas al Sevilla. Soldado culminó una jugada de Parejo con centro posterior de Gavilán e hizo el 0-1 ante la increíble pasividad defensiva nervionense. Veinte minutos después, el delantero madrileño marcaba el 0-2, tras un nuevo regalo, esta vez fruto de un mal entendimiento entre Sergio Sánchez y Palop. En cualquier caso, no sólo fallaron los hombres de atrás, sino el equipo entero, porque nadie le puso la intensidad necesaria en tareas defensivas. Y esto, en un equipo atacante por las propias características de sus futbolistas, es mortal de necesidad. Recibir gol es cuestión de tiempo.

Jiménez movió ficha en el descanso. Quitó a Koné y sacó a Negredo. La respuesta del madrileño, por fin, llegó. Con el Sevilla yendo a por todas desde la reanudación, aprovechó un centro de Jesús Navas tras una larga jugada en el área para poner fin a su sequía -cinco jornadas sin marcar- y meter al equipo en el partido. Era el calco del día del Málaga, cuando iba 0-2 y Luis Fabiano recortó distancias.

JESÚS NAVAS, EN TODAS. Menos mal que el futbolista de Los Palacios no se marcha a la Copa de África. Habrá que trabajar mucho y bien en enero para suplir la ausencia de Zokora y Kanouté, importantes donde los haya. En el caso de Romaric, quiere pero sigue sin dar el rendimiento esperado. Por suerte para Jiménez, Jesús Navas estará a sus órdenes. De él y de Perotti, que desperdició el empate de forma increíble en el minuto 65 tras un mano a mano con el portero, nacieron las mejores jugadas del Sevilla. Pese a ello, y con el Getafe replegado para frenar la ofensiva, el gol del empate nunca llegó. Fue un continuo quiero y no puedo que deja a la afición desencantada y sin saber qué pensar.

1 - Sevilla: Palop; Konko (Capel, m.84), Sergio Sánchez, Escudé, Fernando Navarro, Jesús Navas, Zokora, Romaric (Renato, m.69), Perotti; Kanouté y Koné (Negredo, 46).

2 - Getafe: Codina; Cortés, Cata Díaz, Mario (Belenguer, m.58), Mané; Perejo (Celestini, m.85), Boateng; Pedro León, Gavilán (Manu, m.79), Albín; y Soldado.

Goles: 0-1, M.12: Soldado. 0-2, M.33: Soldado. 1-2, M.51: Negredo.

Árbitro: González González (Comité Castellano-Leonés). Amonestó a los visitantes Albín (m.43), Parejo (m.50), Mané (m.77), Sergio León (m.83) y Soldado (m.92) y al local Sergio Sánchez (m.75).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante unos cuarenta mil espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del ex jugador del Sevilla Manolo Ruiz Sosa.

  • 1