lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Deportes

El Sevilla arranca con solvencia

Los nervionenses encarrilan su pase a la siguiente ronda de la Europa League tras golear al Mladost Pogdorica.

el 01 ago 2013 / 23:34 h.

aperturaEl Sevilla inició su andadura por la Europa League con victoria, trabajada pero absolutamente merecida, frente al Mladost Pogdorica (3-0). Los goles de Carlos Bacca -en la primera parte-, Diego Perotti y Daniel Carriço -estos dos últimos en la recta final del encuentro- ponen al equipo de Unai Emery con algo más que pie y medio en la siguiente ronda. El resultado deja encarrilada esta Q3, a la que sólo una debacle cambiaría ya su historia. El Sevilla fue superior en todo momento al modesto conjunto montenegrino, que dio algún que otro susto pero pagó cara su tremenda inocencia. Se defendió bien por momentos pero le costó la misma vida enlazar una jugada de ataque. Los nervionenses, serios y sabiendo capear sus escasos errores, no dieron apenas opción al rival. El Sevilla estará en la siguiente ronda de una competición que le trae grandes recuerdos y que ha comenzado de la mejor forma posible. fichaEl Sevilla estará, salvo sorpresa mayúscula, en la siguiente ronda de una competición que le trae grandes recuerdos y que ha comenzado de la mejor forma posible. Además, lo hará creando ilusión en su afición, que apoyó al equipo siempre en una noche asfixiante y se marchó del campo con la felicidad de ver a su equipo ganar en su primer partido oficial de la temporada. No era el de esta eliminatoria un rival de gran entidad, pero había que derrotarlo y allanar un camino que el escaso tiempo de rodaje a veces entorpece, como ya se ha visto en otros casos. Emery puso en liza a cuatro de los nueve refuerzos que han llegado al plantel: Nico Pareja, acompañando a Fazio en el eje de la zaga; Carriço, que ejerció de mediocentro defensivo escoltando a Rakitic, el auténtico catalizador del juego del equipo; Víctor Machín, situado en banda izquierda; y Carlos Bacca, punta de lanza y sin dejar pasar un segundo para demostrar su calidad. Junto a ellos, otro refuerzo: Rabello. El joven chileno, que esta temporada forma parte del primer plantel, se situó como media punta por el centro, ocupando el puesto que en teoría estaba reservado para Marko Marin. El alemán se cayó de la lista de convocados antes del partido por culpa de sus problemas físicos. Problemas que también pasaron factura a Reyes con el encuentro ya en marcha. El utrerano tuvo que ser sustituido por lesión a los 20 minutos de juego, aunque para entonces el Sevilla había plasmado su dominio en el marcador. Rakitic, cerebro un día sí y otro también, sirvió un balón medido a Bacca, quien, tras ganar la partida a los zagueros, bajó con el pecho la pelota y batió al portero (18’). El delantero colombiano fue uno de los destacados de un Sevilla que trató de sentenciar la eliminatoria por la vía rápida pero se encontró con un rival encerrado que avisó en el primer minuto de partido tras un error defensivo. Seratlic perdonó ante Beto, algo que también hicieron Rabello en el minuto 5 y Víctor Machín justo antes del descanso cuando ya se cantaba el gol. El Sevilla tocaba y tocaba la pelota con cierta paciencia buscando fisuras en el repliegue del conjunto montegrino. Jairo, que entró por Reyes, se mostró activo sobre el césped ante una afición volcada con su equipo y que demostró que hay ganas de ver a este nuevo Sevilla. Los nervionenses siguieron erre que erre, intentando lograr un segundo gol para su tranquilidad que se resistía. Bacca, Perotti y Jairo pudieron conseguirlo en pleno asedio local al área del Mladost, pero hubo que esperar hasta el minuto 81 para que el argentino, transformando un penalti por manos, encarrilara el choque. Con todo a favor, el Sevilla dio un golpe prácticamente definitivo a la eliminatoria gracias a su tercer tanto, obra de Carriço, quien no desaprovechó un saque de esquina servido por Rakitic y, de cabeza, puso el definitivo 3-0 en el marcador de un Sánchez-Pizjuán feliz. - Ficha técnica: 3 - Sevilla: Beto; Coke, Fazio, Nico Pareja, Alberto Moreno; Rakitic, Carriço; Reyes (Jairo, m.19), Rabello (Perotti, m.57), Víctor Machín (Rusescu, m.76); y Bacca. 0 - Mladost Podgorica: Vujadinoviv; Zivkovic, Sofranac, Mitrovic, Novovic; Savicevic (Pavicevic, m.71), Sankovic, Bozovic, Seratlic; Markovic (Kascelan, m.80), Kaljevic (Knezevic, m.63). Goles: 1-0, M.18: Bacca. 2-0, M.81: Perotti, de penalti. 3-0, M.91: Carriço. Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Mitrovic (m.11), Zivkovic (m.71) y Sofranac (m.81). Incidencias: Partido de la tercera ronda de clasificación de la Liga Europa, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante unos 30.000 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Noche muy calurosa.

  • 1