lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Deportes

El Sevilla, en busca de un imposible en Oporto

el 21 feb 2011 / 20:17 h.

El Sevilla tiene ante sí un reto tan bonito como complicado mañana en el estadio de O Dragao. Si quiere seguir vivo en la Liga Europa tendrá que superar al Oporto remontando el 1-2 logrado por el equipo de Vilas-Boas la pasada semana en el Ramón Sánchez Pizjuán. Lograrlo es una tarea harto complicada, y no sólo por la entidad del rival, sino porque la historia, y más en España, dicta que es una hazaña casi imposible.

En concreto, ningún club español ha logrado hacerlo nunca en competición europea. La historia y la estadística de los conjuntos españoles en las competiciones continentales es vasta, rica y extensa, pero entre los equipos que han defendido su nombre y el del fútbol español por el Viejo Continente, algunos de ellos campeones de Europa, de la Copa de la UEFA y de la Recopa, no es posible encontrar ningún equipo que haya dado la vuelta a una eliminatoria con un resultado de 1-2 en la ida.

El Sevilla, pues, tiene el reto de ser el primero en hacerlo y engrosar así sus brillantes registros continentales de los últimos años. Los equipos que más cerca estuvieron de hacerlo fueron el Barcelona y el Atlético, los dos únicos que lograron ganar en la vuelta con el referido resultado en el primer partido de la eliminatoria. El equipo catalán cayó en la temporada 2006/07, en los octavos de final de la Liga de Campeones, 1-2 en el Camp Nou ante el Liverpool. Luego acudió a Anfield confiado en la remontada, y casi lo logra, porque terminó llevándose el partido por 0-1, pero no la eliminatoria.

Algo similar le ocurrió al Atlético de Madrid en la Recopa de la temporada 1992/93. Cayó en el Vicente Calderón ante el Parma italiano por 1-2, y en la vuelta en el país transalpino puso en problemas a los parmesanos, pero no los pudo apear de la final (0-1).

Son los dos casos más significativos de los once que han vivido los equipos españoles. En este capítulo de frustraciones destaca el Barcelona (cuatro veces cayó eliminado, además de con el Liverpool con el Inter, el Dundee United y la Juventus), el mismo Atlético (con el Parma, con el Eintracht y el Dynamo de Dresde) y el Deportivo, el Villarreal, el Valencia y el mismo Betis, que vivió en sus carnes una situación similar tras caer en la ida de la Recopa 1997/98 ante el Chelsea 1-2 y perder en la vuelta 3-1.

Antecedentes. Porque realmente no es nada sencillo dar la vuelta a un marcador de 1-2 en Europa. Hay antecedentes, claro está, pero para encontrarlos hay que dar paulatinos saltos de varios años. Por ejemplo, el último caso de una remontada en la Copa de la UEFA, ahora Liga Europa, más allá de las rondas previas, se produjo hace cinco años, y tuvo como protagonista al Halmstad sueco. Los nórdicos cayeron en la ida en casa, en la primera eliminatoria del torneo, ante el Sporting de Lisboa 1-2. Tiraron de épica y ganaron en Portugal 2-3 dando la sorpresa.

El precedente anterior es de hace once años, en una emocionante eliminatoria entre el Lens francés y el Kaiserlautern alemán. Ganaron los germanos a domicilio el primer partido en Lens 1-2, pero los franceses ofrecieron una espectacular respuesta en el partido de vuelta goleando 1-4.

También quedará para los anales la histórica y agónica remontada del Ferencvaros húngaro al Zeljeznicar Sarajevo de la extinta Yugoslavia. El 1-2 de la ida en territorio húngaro tuvo la misma réplica en la ciudad bosnia. Ambos conjuntos llegaron a los penaltis y fueron los magyares los que lograron la clasificación por 4-5. No sería malo para el Sevilla meterse en la piel de suecos, galos o húngaros.

  • 1