Deportes

El Sevilla golea al Racing y depende de sí mismo

el 05 may 2010 / 20:02 h.

Negredo y Navas tras marcar el primer gol sevillista.

El Sevilla hizo ayer sus deberes en Santander y los sacó con buena nota. Goleó al Racing de Santander son solvencia y se presenta en el partido decisivo del sábado ante el Barcelona por delante del Mallorca, ocupando una plaza de Liga de Campeones y con la moral más fortalecida que nunca desde la llegada de Antonio Álvarez.

El mano a mano con los baleares lo ganó ayer el Sevilla, pero el fin de semana llega la segunda parte del duelo paralelo, y ahí los hispalenses tendrán que dar el do de pecho si quieren estar en la Champions. Los dos rivales que le quedan al Mallorca, Deportivo y Espanyol, no dan lugar a la fe.

El conjunto nervionense tendrá que sacar, probablemente, los seis puntos que quedan en disputa en la Liga para lograr su objetivo. Y todo gracias a la victoria de ayer, claro. El equipo blanquirrojo se encontró en El Sardinero con uno de los partidos más fáciles de la temporada –y eso que el Racing se jugaba casi la vida– y con uno de los peores porteros de la categoría, Coltorti, tremendo su recital ayer. Los de Álvarez supieron leer a la perfección el partido desde el inicio.

Miguel Ángel Portugal subestimó a los de rojo y plantó su defensa en el medio del campo. Se olvidaría de que Navas y Capel son dos de las mejores y más rápidas alas de la Liga y de que Renato, incluso en su versión apocada, tiene inteligencia y juego para declinar la batalla. Y que arriba los andaluces no perdonan una en las últimas jornadas. Corrían apenas dos minutos cuando Navas se plantó solo a la espalda de la defensa en el área rival merced a un gran pase de Capel.

El tiro flojo del palaciego fue mejorado por el rechace de Coltorti que Negredo no dejó pasar (0-1, m. 2). La tímida reacción local se vio frustrada de inmediato en otra jugada similar. Capel en velocidad ganó la espalda a la defensa, Renato la puso de cine y el de Albox provocó el penalti del que Kanouté se serviría para batir, de forma cómica, al portero suizo del Racing.Quedaba claro, al Sevilla no hay que subestimarlo, aunque no sea el súper Sevilla y por muy débil que parezca. A partir de entonces los nervionenses no hicieron más que repetir la fórmula mágica.

Tocar, tocar, esperar a que un nefasto Racing saliera alocado a la presión y pegar la puñalada. Así llegó tras el descanso el 0-3, obra de un listo Zape Navas a pase de Zipi Capel, y el 0-4, obra de Zipi a pase del activo Zape.

Con toda la segunda parte por delante el partido quedaba decidido, por más que el conjunto nervionense se relajara, permitiese el gol de Tchité y perdonara la vida al conjunto cántabro en un par de ocasiones (Kanouté y Navas). Hubo tiempo para reservar fuerzas y para celebrar un golazo de un Negredo que despierta. Más vale tarde que nunca.

  • 1