viernes, 15 febrero 2019
20:13
, última actualización
Deportes

El Sevilla intentará colocar a Romaric, De Mul, Koné y Chevantón

El club intentará colocar en el mercado de verano a Romaric, De Mul, Koné y Chevantón. Pero en la puerta de salida también hay otros canteranos.

el 21 jun 2010 / 19:59 h.

En la imagen, Monchi y José María del Nido.

No sólo de fichajes vive el Sevilla. Mientras la maquinaria para comprar futbolistas está oficialmente detenida aunque en la práctica las gestiones continúan, el club trabaja, como cada verano, en otro frente no menos complejo: aligerar la nómina de jugadores que no entran en los planes del técnico. 

Algunos de ellos son canteranos (David Prieto, José Carlos, Casado, Crespo) y su ficha no supone un lastre para las arcas de la entidad. Otros, sin embargo, fueron contratados en su día y su presencia en la nómina del club supone un coste importante. Es el caso de Koné, Chevantón, Romaric y De Mul.

Por diferentes razones que van desde problemas físicos a un rendimiento muy distinto del esperado, el Sevilla, que ha llegado a pagar aproximadamente 33 millones de euros por esos cuatro futbolistas, intenta colocarlos en otros equipos.

Pero se plantea una doble cuestión: en primer lugar, es muy difícil ingresar una cantidad de dinero no ya cercana a la que se pagó por cada uno de ellos en su día (doce millones de euros por Koné, ocho por Chevantón, ocho por Romaric y cinco por De Mul) sino incluso aceptable; y, en segundo lugar, los propios futbolistas no están dispuestos a rebajar su sueldo y prefieren agotar todas sus opciones antes que dar un paso en falso.

Especialmente sangrante es el caso de Chevantón, uno de los jugadores mejor pagados de cuantos pertenecen al club, por encima incluso de Jesús Navas, citando un ejemplo.

Hasta el propio Juande Ramos llegó a reconocer que su presencia en la plantilla se debía a un acuerdo con Paco Casal, el magnate que controla el fútbol uruguayo, para pagar viejos favores. Por muchas oportunidades que ha tenido, el ariete decepcionó a todos.

Tampoco se queda atrás Koné. El costamarfileño, sin embargo, ha sido un caso distinto. Una grave lesión de rodilla le hizo perderse muchos meses de competición. Sus buenas maneras en los entrenamientos llamaban la atención de todos pero, luego, en el campo, apenas dejó un par de actuaciones para recordar.

La más destacable, frente al Zaragoza en La Romareda. Tras su lesión, Koné, que hasta la llegada de Negredo era el fichaje más caro en la historia del club, tampoco demostró la categoría que se le presupone.

Romaric: sí pero no. Uno de los jugadores de los que más se ha hablado en los últimos meses es Romaric. Titular indiscutible en su primera campaña, despidió este pasado ejercicio con más pena que gloria. Su técnica está fuera de toda duda pero sus problemas a la hora de adquirir el tono físico adecuado, entre otros motivos, le han impedido explotar esa calidad.

Viendo que no era capaz de dar el ritmo de juego adecuado, Renato le ganó el pulso este año en la lucha por la titularidad. Antonio Álvarez le conoce y sabe que lo suyo es un problema de mentalidad: si Romaric se lo propusiera, podría ser un futbolista interesante. Pero sigue sin dar ese paso adelante.

El cuarto y último jugador que costó un buen dinero en su día y que actualmente no tiene sitio en el plantel es De Mul. Entre que Jesús Navas no da opción a nadie en su puesto y una lesión muscular le ha amargado aún más la temporada, el belga vuelve a estar en el mercado.

Tiene cartel en su país, pero no termina de encontrar equipo al que ir. También se busca destino a un futbolista que ha dado un rendimiento aceptable como Duscher, pero su derroche físico, que ha sido siempre su mejor virtud, ya no es el mismo con los años. Al menos, aportó cosas.

  • 1