Deportes

El Sevilla más extremista de la historia, para bien y para mal

Los números que arroja el Sevilla esta temporada van a ser históricos, en el buen y en el mal sentido.
(Foto: Antonio Acedo).

el 15 sep 2009 / 03:55 h.

Los números que arroja el Sevilla esta temporada van a ser históricos, en el buen y en el mal sentido. Porque el equipo nervionense va camino de ser el más goleador y uno de los más goleados de la historia de la entidad.

No es casualidad que Luis Fabiano esté cerca de convertirse, si no se duerme en los laureles en su pelea con el mallorquinista Güiza, en el segundo pichichi de la historia en el Sevilla, después de Juan Arza (28 goles en la temporada 1954/55).

Porque sus números se corresponden con los guarismos ofensivos de un equipo absolutamente letal en ataque. El equipo nervionense es de hecho el segundo más realizador de la Liga con 64 tantos, siete por detrás del Real Madrid. Pero en relación con la historia del club, nunca antes había acumulado el Sevilla registros ofensivos tan poderosos.

De hecho, a estas alturas de temporada -jornada 34- nunca había sumado 64 goles, aunque cabe matizar que en otras ligas con menos jornadas sí llegó a marcar más tantos, en concreto en tres: 1950/51, 79, la más goleadora de la historia; 1949/41, 70; y 1952/53, 70.

Lo paradójico es que una de las temporadas más realizadoras y una de las mejores delanteras de la historia de la entidad, la formada por Kanouté y Luis Fabiano, de momento, no den para acabar la temporada en puestos de Liga de Campeones y alcanzar el objetivo de la temporada. La razón también es de peso.

Porque el Sevilla, en cuanto a la retaguardia, acumula igualmente números que recuerdan a los peores momentos de su historia con sus 48 goles encajados por el momento y a falta de cuatro jornadas. De momento, a estas alturas de Liga, en la jornada 34, la presente temporada ya se ha convertido en la tercera peor, solo superada por las campañas 1996/97, con 60 tantos recibidos, y 1999/00, con 56. Estas dos últimas campañas significaron el descenso del equipo a Segunda.

Este paupérrimo rendimiento en defensa, evidentemente, responde a varias causas, básicamente las dificultades sufridas por los zagueros, desde la tragedia de Puerta hasta la prolongada lesión de Javi Navarro pasando por los percances sufridos por Dragutinovic y Escudé.

Tampoco Palop ha aportado lo que se esperaba de él teniendo en cuenta su rendimiento en los últimos años. Por todo ello, en comparación con el resto de equipos de Primera, los registros defensivos del Sevilla son de los peores de la categoría. Los empeoran, evidentemente, los equipos de la zona baja: Levante (63), Zaragoza (55), Valencia y Recreativo (54), y Murcia y Valladolid (53).

  • 1