sábado, 19 enero 2019
13:48
, última actualización
Deportes

El Sevilla no gana tres partidos consecutivos desde la era Jiménez

Ni Antonio Álvarez, ni Gregorio Manzano ni Marcelino lograron ese salto cuantitativo que Míchel puede firmar ahora en su segundo intento.

el 31 mar 2012 / 18:43 h.

Manu, una de las bazas de Míchel.

La mejoría experimentada por el Sevilla ha reforzado sus opciones dentro de la lucha por las plazas de competición continental, aunque todo pasa por hacer un tramo final de campeonato muy brillante. El conjunto nervionense ha ganado sus dos últimos partidos y ahora busca una tercera victoria consecutiva. Por segunda vez desde que llegó, Míchel tiene la oportunidad de lograr lo que nadie ha logrado desde que Manolo Jiménez fue destituido.

Tres técnicos (Antonio Álvarez, Gregorio Manzano y Marcelino) y muchos jugadores han pasado por la entidad desde que el Sevilla ganó por última vez tres o más partidos consecutivos. Fue entre el 31 de octubre y el 21 de noviembre de 2009, con Jiménez al frente. Por aquel entonces, derrotó a Xerez, Villarreal y Tenerife (jornadas 9ª, 10ª y 11ª de la temporada 2009/10).

Desde esa racha, el conjunto nervionense no ha vuelto a enlazar tres victorias consecutivas. Ahora, dos años y cuatro meses después, vuelve a tener la oportunidad de dar ese salto cuantitativo: nueve puntos de nueve, lo que permitiría al equipo de Míchel reforzar sus opciones.

EL DUODÉCIMO INTENTO. Desde aquel último triplete de victorias firmado con Jiménez en noviembre de 2009, el Sevilla ha tenido hasta once oportunidades para conseguir otro. Pese a ello, desperdició todas: dos con el propio técnico de Arahal, dos con Antonio Álvarez (en su primera campaña al frente del plantel), cinco con Gregorio Manzano, una con Marcelino y otra con Míchel. Demasiadas para un equipo que, en los últimos tiempos, está sufriendo mucho a la hora de encontrar esa regularidad que necesita para pelear con garantías por una plaza en la Liga de Campeones. Ahora, vuelve a tener el tres de tres a su alcance.

Para ello, el Sevilla debe ganar al Mallorca en el Ramón Sánchez-Pizjuán, donde esta temporada firma números muy pobres. No en vano, es uno de los peores equipos en casa del campeonato: sólo seis victorias, tres empates y hasta cinco derrotas en sus catorce encuentros como local hasta la fecha. Un triunfo frente a los pupilos de Caparrós confirmaría que este Sevilla quiere ser distinto al que se ha visto en los últimos tiempos.

  • 1