jueves, 13 diciembre 2018
12:31
, última actualización
Deportes

El Sevilla no puede con la muralla del Eibar

(FOTOGALERÍA). Los de Unai fueron superiores, pero carecieron de acierto (0-0)

el 14 dic 2014 / 19:05 h.

SEVILLA - EIBAR M'Bia (i) disputa un balón con el centrocampista del Eibar Dani García. Foto: EFE El Sevilla no ha podido despedirse de 2014 con victoria tras un partido en el que le faltó claridad y acierto en los metros finales para desmantelar el descarado entramado defensivo tejido por el Eibar en Nervión. El guión no sorprendió a nadie, tampoco el hecho de que al Sevilla le cueste meterle mano a un rival ultradefensivo. Emery buscó profundidad con Diogo y Aleix en los laterales, con Banega y Reyes por dentro y con Gameiro en la punta de ataque. En la segunda parte quemó todas las naves dando entrada a Bacca, Denis y Deulofeu. Pero tampoco hubo manera. El Sevilla fue muy superior en juego desde el principio e hizo todo lo que demandaba el partido, si bien careció de la clarividencia necesaria en los metros finales para transformar su insultante dominio en al menos un gol. Pudo hacerlo sobre todo en una segunda mitad bastante buena y en la que tiró de todos sus recursos. Krychowiak dispuso de la mejor ocasión, pero su tiro a bocajarro, cuando se disponía a entrar en la portería, fue interceptado por Bóveda. También Gameiro, en un buen tiro que desvió con la yema de los dedos Irureta cuando ya se cantaba el gol. Las dos ocasiones fueron tras sendos córneres, aunque también de jugada lo intentó el Sevilla, sobre todo con tres tiros de Banega y Denis, el del argentino en la primera parte. Por su parte el conjunto de Garitano sólo se asomó por el área de Beto en la primera mitad. El cancerbero portugués se lució en un centro-chut de Capa y en un fuerte disparo de Boateng (también en el remate posterior de Piovaccari, aunque ya no valía). Tras el descanso, apenas pasó del centro del campo el conjunto vasco. Piovaccari llegó a marcar tras falta previa sobre Arribas que vio bien Estrada Fernández. A medida que se acercaba el final, el Sevilla llegaba hasta el área de Irureta prácticamente en cada jugada. Y casi obtiene premio en la última ocasión del partido, con un cabezazo de Mbia tras centro de Deulofeu que se fue por muy poco. El camerunés había marcado poco antes, pero un fuera de juego posicional de Bacca lo invalidó inoportunamente. El Sevilla seguirá cuarto de la Liga con tres puntos de ventaja sobre el Valencia.

  • 1