Deportes

El Sevilla paga su doble cara y da un serio paso atrás

El equipo de Míchel queda a siete puntos de la Liga de Campeones tras caer ante el Sporting con un pésimo arbitraje que le perjudicó siempre.

el 10 mar 2012 / 21:51 h.

El Sevilla dio un serio paso atrás en su lucha por clasificarse para la Liga de Campeones. La derrota frente al Sporting, al que fue incapaz de hacer un gol pese a que éste llevaba 17 partidos consecutivos encajando, unida a la victoria del Málaga sitúa el cuarto puesto a siete puntos de distancia. Y ello sin que Athletic, Osasuna, Rayo y Atlético, situados por delante en la clasificación, hayan jugado su partido, lo que da una idea del alto precio que tiene esta derrota.

La falta de acierto ante la portería contraria fue determinante. Excesiva, más bien. El equipo de Míchel tuvo ocho ocasiones claras antes de alcanzar el minuto 86 de partido; hasta entonces, el Sporting sólo había dispuesto de tres, una de las cuales aprovechó André Castro para hacer el único gol del encuentro (minuto 32). Los de Javier Clemente jugaron sus bazas y se salieron con la suya: lucha hasta la extenuación y un árbitro que les permitió acabar con once jugadores y que no señaló un claro penalti sobre Reyes, además de contar con el empuje de un estadio donde el Sevilla suele perder.

Pero también fue un aliado para el Sporting el propio Sevilla, que ofreció dos caras: una, la de equipo perdido sobre el césped, como se comprobó en la primera parte; y otra, ésa que le permitió acorralar a su rival desde poco antes del descanso hasta el pitido final. No sirvió absolutamente de nada.

Ganar sin Kanouté, Negredo, Medel ni Spahic no es fácil. El Sevilla no está para echar de menos a nadie y lo notó. La última baja, la del bosnio, que llegaba tocado, se confirmó antes del partido. Cala fue titular. El canterano sólo había jugado en Anoeta. Pero las novedades no quedaron ahí. Fazio -terminaría jugando de central para dar entrada a Campaña- formó tándem con Rakitic inicialmente y Perotti, que reaparecía, se situó en la izquierda. Reyes, por su parte, se desplazó al centro y Manu fue la punta de lanza. El Sevilla jugó sin delanteros natos y se encomendó a sus mediapuntas. Que Jesús Navas, Manu, Perotti y Reyes sumen 8 goles en 71 partidos de Liga no era casualidad. Los cuatro tuvieron ocasiones claras pero fueron incapaces de batir a Juan Pablo.

En la primera parte, el Sevilla sufrió lo indecible para controlar el partido. Se fue al descanso perdiendo 1-0 tras vivir un auténtico toma y daca en el que tuvo más ocasiones que su rival. La puesta en escena del Sporting, que avisó con disparos de Barral y Trejo, fue más sólida. Los zagueros sufrían para sacar el balón, Fazio y Rakitic no marcaban pauta de juego alguna y sólo las esporádicas apariciones de Jesús Navas y Perotti alimentaban la esperanza de hacer un gol. Precisamente, el argentino puso marcar el 0-1 antes de que el Sporting se adelantase en el marcador, pero su cabezazo a centro del palaciego acabó en el poste.

UNA LOSA. La puntería brilló por su ausencia hasta el final. Manu tuvo otra, pero remató alto delante de Juan Pablo. Y el Sporting lo aprovechó: André Castro recibió dentro del área, golpeó la pelota con el exterior del pie en posición muy escorada y adelantó a su equipo. Todo un mazazo, una losa, tal como pintaba el partido, de auténtica lucha y con marcaje individual de Gálvez sobre Reyes. Clemente se jugó esta baza y obtuvo resultado. El árbitro, porque también hay que decirlo, tuvo mucha culpa de ello.

Pese a todo, el Sevilla reaccionó tras el 1-0 y Jesús Navas, Reyes y Cala pudieron empatar el partido antes del descanso. No hubo manera. Tampoco lo consiguió Rakitic en los primeros compases del segundo acto. El equipo de Míchel puso cerco al área del Sporting. La intensidad de la presión local fue disminuyendo con el paso de los minutos. Manu falló, otra más, cuando Campaña entró por Cala y Fazio pasó a la zaga, donde Escudé ejercía de salvavidas al que agarrarse con el equipo volcado. Luego salió Babá, que casi ni intervino en el juego. El senegalés entró por Reyes, una decisión que no dio frutos cuando el utrerano estaba mejor que Perotti. Trochowski, otro de los recambios, también lo intentó, sin suerte. Como Coke. Pero nadie vio puerta.

Los últimos minutos fueron de auténtica locura. La intensidad de los jugadores del Sporting y artimañas como la de Gregory, simulando una agresión de Fazio, terminaron con la historia de un partido que tuvo continuación en el túnel de vestuarios.

La derrota llega a pocos días de recibir al Barcelona, un rival ante el que habrá que dar una imagen mucho más homogénea. Sólo así, además de con acierto y esperando que los azulgranas no lo tengan, se podrá tener opciones de ganar y seguir metidos en la pelea por la Champions.

- Ficha técnica:

1. Sporting: Juan Pablo; Pedro Orfila, Botía, Gregory, Canella; Galvez, André Castro (Nacho Cases, m.80); Mendy, Trejo, Colunga (Bilic, m.73) y Barral (Lora, m.63).

0. Sevilla FC: Palop; Coke, Cala (Campaña, m.53), Escudé, Fernando Navarro; Fazio, Rakitic (Trochowski, m.73); Jesús Navas, Reyes (Babá, m.67), Perotti; y Manu del Moral.

Gol: 1-0, M.32: André Castro marca con la izquierda de tiro cruzado a pase de Colunga.

Árbitro: Javier Estrada, del Colegio Catalán. Expulsó a Coke por doble amarilla (14' y la segunda con el partido finalizado). Amonestó a Trejo (4'), Fernando Navarro (34'), Colunga (60'), Escudé (70'), Perotti (73'), Gálvez (86'), Bilic (91') y, con el partido ya finalizado, a Juan Pablo, Botía y Fazio. En el minuto 68 ordenó al delegado de campo que retirase del campo a todos los recogepelotas "debido a que no estaban realizando correctamente su labor".

Incidencias: Unos 25.000 espectadores presenciaron el encuentro en el estadio de El Molinón. Al término del partido se registraron algunos forcejeos en el túnel de vestuarios.

  • 1