Deportes

El Sevilla pone en juego sus dos realidades ante el Zaragoza

El conjunto nervionense recibe al Zaragoza con la intención de comenzar una escalada histórica mientras el club ya trabaja en el proyecto de la próxima campaña.

el 02 abr 2011 / 20:42 h.

En el Sevilla viven actualmente dos realidades. En los despachos, en el trabajo de la dirección deportiva, incluso en el consejo de administración ya se manejan cifras, refuerzos, objetivos, cuentas y hasta presupuestos para la próxima temporada. En el vestuario, en el campo de entrenamiento, Gregorio Manzano, e incluso los jugadores, siguen dando continuidad a un discurso ambicioso que no descarta la Liga de Campeones. Es lógico, en cualquier caso, que lo haga el técnico, pues su futuro puede depender en gran medida del final de la campaña.

En la primera de esas realidades ya se negocia con jugadores, se cierran futuros contratos y se plantean escenarios, en el peor de los casos, europeos, pero asumiendo que la Liga de Campeones es una quimera.

En la segunda realidad la Liga de Campeones también es una quimera, pero se hacen cábalas que contemplan que los doce puntos de ventaja con los que comenzaban esta jornada el Valencia y el Villarreal vayan reduciéndose poco a poco hasta el momento en el que los castellonenses visiten Nervión, y entonces acortar aún más esas distancias.Esa inyección de optimismo viene más por sensaciones que por cuentas numéricas puras y duras. De los últimos nueve puntos en juego el Sevilla ha sumado cuatro, claro que esos cuatro se dividen en un empate ante el Barcelona y una lustrosa victoria ante el Valencia en Mestalla. Este buen nivel ofrecido ante los mejores de la Liga es una evidencia de la mejora del Sevilla, una mejora que lo mantiene séptimo, pero empatado a puntos con el sexto, el Athletic, y a uno del Espanyol, quinto.

Y una mejora que sigue basándose en la fortaleza y brillo del nuevo centro del campo, el compuesto por Medel y Rakitic. El chileno y el croata constituyen en estos momentos el mejor nexo de unión posible entre esas dos realidades, entre el Sevilla del presente y el Sevilla del futuro inmediato. Son dos jugadores estandartes de un nuevo proyecto que abanderan también la transición pacífica desde el pasado. En ellos, si no están muy cansados tras sus partidos internacionales –Medel llegó algo tocado– debe volver a basar el Sevilla su juego este domingo ante el Zaragoza. En ellos y en una defensa más sólida, empezando por Javi Varas, pasando por la continuidad de Fazio y Escudé y acabando por la recuperación de los dos laterales, Cáceres y Fernando Navarro, ausentes por sanción en Mestalla.

Y por supuesto, debe basar el Sevilla su juego en Kanouté y Negredo. La marcha de Luis Fabiano aún no se nota cuando los dos atacantes están en forma y contribuyen al juego colectivo. Debe pronunciarse, por cierto, el Sánchez Pizjuán sobre el futuro del franco-malí, que en este descanso liguero ha expresado sus dudas acerca de su futuro.

Rival ‘cómodo’. El Zaragoza, rival del Sevilla esta tarde, está demostrando tener muy diferente comportamiento esta temporada según actúe como local o como visitante. De hecho, a domicilio es el segundo peor equipo de la Liga tras el Hércules y tan sólo ha logrado una victoria, ante el Málaga. Esta debilidad como foráneo es una de las debilidades que debe explotar el Sevilla este domingo para sacar los tres puntos. La otra la suponen las bajas que presentan los de Aguirre. Jugadores como Edmilson, Boutahar y Lafita no estarán.

Por su parte, Manzano podrá contar con casi toda su plantilla. Apenas cuenta con la baja de Guarente. El resto de jugadores los tiene a su disposición y su convocatoria para hoy ha deparado pocas sorpresas.

  • 1