lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Deportes

El Sevilla quiere escribir su propio cuento de dragones

el 22 feb 2011 / 20:44 h.

Dragones, así se hacen llamar los seguidores del Oporto e incluso sus jugadores, dragoes, siendo fieles a la lengua de Pessoa y Saramago. Incluso su estadio es ‘del dragón’. Y además es el dragón mitológico, el del fuego por la boca y el de las alas –y no el que habita en alguna que otra isla indonesia– el emblema del conjunto luso. En definitiva, que el bicampeón de Europa se ha encarnado en el dragón y lo ha sacado de las fantasías y de los cuentos para traerlo al fútbol.

Y si el Oporto es capaz de vivir de cuentos, ¿por qué no el Sevilla va a poder hacer realidad su propia fantasía? Resulta que cayó en la ida de esta complicada eliminatoria por 1-2 en el Sánchez Pizjuán, y ahora tiene ante sí un reto de enorme altura, remontar al líder invicto de la liga de Portugal, uno de los equipos más en forma de Europa, y seguir avanzando en la Liga Europa.

El cuento está por escribir, porque no hay nadie en España que lo haya hecho realidad hasta el momento. Ningún equipo de nuestro fútbol ha logrado remontar un resultado adverso de 1-2 en la ida. Pero ya se sabe, las estadísticas están para romperlas.El Sevilla, además, ya ha escrito en Europa en muchas ocasiones su historia con argumentos imposibles. Aquel gol de Puerta, aquel gol de Palop, los penaltis de Glasgow... en el continente todo es posible para el conjunto nervionense, y por supuesto también darle la vuelta a esta eliminatoria.

Para hacer realidad las fantasías y las ilusiones de todos los sevillistas Gregorio Manzano, el que precisamente llegó como Mago de Oz y olvidó luego su varita en el cajón de los desastres, se verá obligado esta tarde a tirar de sus jugadores más creativos, se supone. Luis Fabiano, Kanouté, Navas, Perotti, Rakitic deben estar en una alineación cuyo objetivo es marcar, al menos, dos goles. Cómo los compondrá el técnico es una sorpresa. De hecho, barrunta el de Bailén alguna variación táctica y de elementos que doten a su equipo de mayor poder ofensivo. Eso, con la mezcla de continuidad que quiere inyectar Manzano a un equipo que ha mejorado algo su fútbol en los últimos partidos, debe dar la fórmula mágica, la de la remontada.

La realidad del Oporto. Por su parte, el conjunto luso pretende que el partido sea lo más crudo y práctico posible. Villas-Boas recuperará a Falcao y ya ha advertido que no quiere confianzas y que la eliminatoria no está ni mucho menos resuelta.

  • 1