Deportes

El Sevilla se hace un clásico de la Copa con cuatro semifinales en siete años

Los sevillistas vuelven a unas semifinales al igual que el año pasado, en las que se midió al Athletic de Bilbao, ante el que cayó apeado del torneo y no pudo disputar la final.

el 28 ene 2010 / 12:09 h.

El Sevilla FC se ha convertido en un clásico de la Copa del Rey en los últimos tiempos, pues en esta campaña ha vuelto a clasificarse para las semifinales, con lo que es la cuarta ocasión en la que llega a esta ronda en las siete ediciones más recientes.

 

Los sevillistas, tras superar anoche en los cuartos de final al Deportivo de La Coruña, vuelven a unas semifinales al igual que el año pasado, en las que se midió al Athletic de Bilbao, ante el que cayó apeado del torneo y no pudo disputar la final.

El club andaluz ha sumado en su historia catorce participaciones en las semifinales de la Copa, pero tuvo un paréntesis de resultados mediocres desde 1981, cuando accedió a esa ronda y quedó eliminado por el Sporting de Gijón, hasta que volvió a disputarla en 2004, con lo que pasaron 23 años sin que los sevillistas se ilusionaran con la posibilidad de disputar una final.

En 2004 fue el Sevilla de Joaquín Caparrós el que se encontró en las semifinales con el Real Madrid, en una eliminatoria igualada en la que los andaluces perdieron en la ida del Santiago Bernabéu por 2-0 y ganaron la vuelta en el Ramón Sánchez Pizjuán por 1-0.

Sólo tres años después volvieron los sevillistas a disputar unas semifinales de Copa, en esta ocasión con Juande Ramos como entrenador y ahora con la fortuna de pasar a la final tras superar al Deportivo con un 0-3 en el estadio de Riazor y con un 2-0 en Sevilla.

En esa edición de 2007, la formación andaluza se encontró en la final al Getafe, en un partido que se disputó en el Bernabéu y que ganó gracias a un tanto del delantero malí Frederic Kanouté.

De ahí se pasó a las seminales de la pasada campaña ante el Athletic y ahora espera rival de la eliminatoria que enfrenta al Getafe y al Mallorca.

El club sevillista buscará ante uno de estos dos adversarios la séptima final de su historia para ilusionarse posteriormente con meter en sus vitrinas el quinto título de Copa.

Además, la marcha sevillista en esta temporada se mantiene con la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa, en los que ha quedado emparejado con el CSKA de Moscú, y su pelea por entrar entre los cuatro primeros clasificados de la Liga, por lo que la campaña vuelve a ser apretada y exigente.

  • 1