Deportes

El Sevilla se juega varios récords ante el Barça

El equipo de Marcelino puede igualar su mejor inicio liguero, los 8 partidos sin perder de la Liga de 1946 y su mejor registro defensivo. Una victoria podría situarlo como líder en solitario del campeonato.

el 18 oct 2011 / 20:45 h.

Cáceres y Villa, en el Camp Nou.

El Sevilla cuenta las horas para salir al Camp Nou. Allí le espera el mejor Barcelona de los últimos tiempos, un Barcelona que vuelve a ser favorito número uno para ganar todas las competiciones en las que participa pero ante el que los nervionenses pueden escribir una página brillante en caso de ganar.

De conseguir la victoria, el Sevilla de Marcelino firmaría números a estas alturas que sólo protagonizaron algunos de los mejores equipos que ha tenido la entidad a lo largo de su historia. Además, si vence, tendría serias opciones de convertirse en el líder en solitario del campeonato.

La misión no es fácil. El conjunto de Guardiola ha ganado 20 de sus 23 últimos partidos de Liga en casa. Su última derrota se remonta al 11 de septiembre del pasado año. Desde entonces, sólo ha cedido un par de empates, el último la pasada campaña y con el título en el bolsillo. A todo ello se une el hecho de que el Sevilla lleva sin ganar un partido de Liga en el Camp Nou desde el 15 de diciembre de 2002 (0-3). Sus ocho posteriores visitas se saldaron con un empate y siete derrotas consecutivas, siendo la del pasado año la más abultada (5-0).

Pese a todo, este Sevilla de Marcelino, con independencia de la necesaria mejoría de su juego, reconocida por el propio técnico, está empeñado en cambiar muchas cosas para bien. Tantas que este fin de semana puede alcanzar registros muy exclusivos.

EL MEJOR INICIO LIGUERO. El Sevilla suma 15 puntos en estos momentos gracias a sus cuatro victorias y tres empates. En caso de ganar al Barcelona, alcanzaría los 18 con ocho jornadas disputadas, algo que en la Liga de los tres puntos sólo consiguió el Sevilla de Juande Ramos, en la mágica temporada 2006/07 (6 victorias y 2 derrotas). En la 1990/91, con Luis Aragonés al frente del plantel, el bagaje fue incluso mejor, ya que ganó seis partidos, empató uno y perdió otro (19 puntos si trasladásemos ese registro al actual sistema de puntuación). En la 2004/05 (Caparrós) y en la 2008/09 (Jiménez) llevaba 17 puntos.

LA MEJOR RACHA SIN PERDER. Hay que remontarse a la temporada 1945/46 para ver a un Sevilla que no conoció la derrota tras las ocho primeras jornadas. Aquel equipo que luego se proclamaría campeón de Liga comenzó el campeonato con fuerza, logrando cuatro victorias y cuatro empates. Llegó a estar una más invicto, ya que el Valencia, en la décima, puso fin a su racha. Ahora, el Sevilla de Marcelino puede igualar esa racha del Sevilla de Ramón Encinas. Un simple empate le bastaría. El nuevo técnico nervionense reconoce que al equipo aún le falta para llegar a lo que él desea, pero mientras se ensambla, el hecho de no conocer la derrota, y más aún habiéndose enfrentado a los rivales que le han tocado hasta el momento, tiene mucho mérito.

EL MEJOR REGISTRO DEFENSIVO. Si difícil es ganar al Barcelona, más aún es hacerlo en su campo y encima si recibir un solo gol. Esta temporada, el conjunto azulgrana lleva 21 tantos a favor y 0 en contra de local. El último gol que encajó en el Camp Nou se remonta al pasado el 9 de abril (Almería). Sus números actuales hablan por sí solos: 5-0 al Villarreal, 8-0 a Osasuna, 5-0 al Atlético de Madrid y 3-0 al Racing. Sólo ha encajado ante el Milan, en Champions, con el que empató (2-2). Si el equipo de Marcelino logra mantener su portería a cero, conservará su actual registro de cuatro goles en contra, cifra que tras ocho jornadas sólo vio el Sevilla del recordado Max Merkel en la temporada 1970/71.

Resumiendo: el partido del sábado está lleno de alicientes, más allá del hecho de ganar a todo un Barcelona. En caso de lograr la victoria, el equipo de Marcelino no sólo podría situarse líder en solitario sino, además, firmando números históricos. La otra cara de la moneda sería la derrota, de tal forma que podría dejarlo incluso fuera de los puestos de competición continental. Así es esto.

  • 1