martes, 20 noviembre 2018
13:28
, última actualización
Deportes

El Sevilla se levanta y vuelve a soñar con la Champions

Los nervionenses derrotan al Zaragoza (3-0) con dos goles de Negredo y uno de Fazio en la primera parte. El equipo de Manolo Jiménez queda a siete puntos de la salvación.

el 12 abr 2012 / 21:58 h.

El Sevilla se resiste a tirar la toalla en su lucha agónica y guadianesca por lograr una plaza de Liga de Campeones. La victoria sobre el Zaragoza, al que hizo tres goles antes del descanso y deja muy tocado, le permite seguir a un punto de distancia del sexto puesto y, sobre todo, revitaliza sus opciones de dar caza al cuarto clasificado, del que ahora le separan cinco puntos (dos menos).

Hasta ayer, de los once equipos situados entre el cuarto y el decimocuarto puesto, sólo Osasuna había ganado en esta jornada intersemanal. Era obligado aprovecharlo. Y el Sevilla no falló. Además, su victoria vale cuatro puntos: los tres sumados más el que sacaría al Málaga (cuarto clasificado) en caso de empate a final de temporada, ya desde ahora le supera en el average general. El varapalo de los costasoleños en Villarreal, donde cayó en el tiempo de prolongación, dio un vuelco inesperado a todo.

Para el Sevilla, la derrota de San Mamés fue un auténtico jarro de agua fría, pero está claro que queda mucha tela por cortar. A día de hoy ni tan siquiera ocupa plaza de competición europea, pero sigue teniendo a tiro la Europa League y, ahora, incluso el cuarto puesto. El tercero queda a siete puntos. Faltan seis jornadas por disputar, partidos difíciles -ojito al derbi, que puede presentarse con mucho en juego- y la recta final de campeonato promete emociones fuertes.

Posiblemente, partidos con tan escasa historia como el de ayer queden pocos. El Sevilla noqueó al equipo de Manolo Jiménez por la vía rápida. En cuestión de media hora ya ganaba 2-0 y antes de llegar al descanso había sentenciado el choque. Un buen gol de Fazio, impecable cabeceando un saque de esquina (11'); otro de bella factura de Negredo tras gran pase de Manu (28'); y un tercero, obra también del madrileño, esta vez de cabeza y con la colaboración de casi todo el Zaragoza (43'), dejaron a un lado los problemas.

Míchel recuperó a Trochowski y Coke, volvió a situar a Manu en punta junto a Negredo y dio la banda izquierda a Luna. Kanouté, Reyes, Perotti y Spahic lo veían desde la grada. No están las cosas para perder efectivos de esta importancia, pero es lo que ha tocado y así afrontó el Sevilla un encuentro clave. Así y con una buena puesta en escena, luchando, intentando tocar la pelota y exprimiendo todas sus armas. Una de ellas, el potencial por alto de Fazio, definitivamente asentado como central, fue determinante.

Con ventaja en el marcador, el Sevilla es otro. Nada que ver con ese equipo que sufre lo indecible cuando juega en desventaja. Le costó, eso sí, sentirse cómodo, porque el Zaragoza apretó en su ánimo de empatar. Pero sólo fue un espejismo. Viendo los errores que tuvo el conjunto maño resulta comprensible que se encuentre en la situación que lo tiene al borde del abismo. Manolo Jiménez -vio el partido desde un palco privado- no pudo hacer gran cosa. Quizá bastante ha hecho, porque cualquier técnico lo tiene imposible si su equipo juega como lo hizo el Zaragoza en el Sánchez-Pizjuán. El tercer tanto de la noche es una buena muestra de cómo anda este equipo, muy tocado tras su derrota y la victoria del Villarreal. Siete puntos le separan de la salvación en estos momentos.

NOMBRES PROPIOS. Con este panorama y un 3-0 en contra, el partido fue un auténtico trámite en su segunda parte. Antes, un futbolista, Negredo, demostró que hay que contar con él. Quiere estar en la Eurocopa. Marcó dos goles -acumula cuatro en las cuatro últimas jornadas- y dio aire a un Sevilla que vivió su partido más cómodo en lo que va de temporada. Eso sí: no hay que erstarle mérito. Se levantó del suelo tras caer en San Mamés y pasó por encima de un Zaragoza que se juegaba la vida.

Negredo fue uno de los nombres propios de la noche. Como también lo fue Jesús Navas, que hizo y deshizo por su banda. Incluso tuvo dos buenas ocasiones para marcar, no así puntería. Fazio, por su parte, lideró una zaga que fue sólida mientras tuvo concentración y el centro del campo le echó una mano. Luego, Míchel dio minutos a Babá, Campaña y Rakitic para redondear una fiesta en la que la afición dedicó cánticos a Manolo Jiménez recordando su figura con respeto. No era para menos. Es historia del Sevilla.

Ficha técnica:

3 - Sevilla FC: Palop; Coke, Fazio, Escudé, Fernando Navarro; Medel, Trochowski (Campaña, m.73); Jesús Navas, Manu del Moral (Babá, m.63), Luna; y Negredo (Rakitic, m.83).

0 - Real Zaragoza: Roberto; Lanzaro, Mateos, Paredes, Álvarez; Pinter (Edu Oriol, m.46), Micael; Luis García, Apoño (Zuculini, m.35), Lafita (Aranda, m.69); y Postiga.

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (Comité Cántabro). Amonestó a Jesús Navas (m.27) y a los visitantes Pinter (m.21), Paredes (m. 45) y Mateos (m.74).

Goles: 1-0, m.11: Fazio. 2-0, m.28: Negredo. 3-0, m.43: Negredo.

Incidencias: Partido disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán ante cerca de 35.000 espectadores.

 

 

  • 1