lunes, 17 diciembre 2018
05:27
, última actualización
Deportes

El Sevilla se reivindica a base de meter goles

Su victoria sobre el Mallorca (3-1) lo sitúa a un punto de la Europa League y a cinco de la Champions.

el 02 abr 2012 / 20:57 h.

El jugador del Sevilla José Antonio Reyes (i) trata de escapar del centrocampista argentino Fernando Tissone (d), del Mallorca.

El Sevilla ha despertado de su letargo. La victoria sobre el Mallorca lo sitúa a un solo punto de los puestos que dan derecho a disputar la Europa League y a cinco de la Champions. Lo que hasta hace poco parecía casi imposible, ahora se ve a tiro de piedra con ocho jornadas por delante. Tres victorias consecutivas, registro que no se lograba desde noviembre de 2009, con Manolo Jiménez, han permitido dar este salto tan esperado.

Negredo (50'), Manu (61') y Jesús Navas (67') hicieron trizas con sus goles en la segunda parte la tela de araña que tejió Joaquín Caparrós en su regreso al Sánchez-Pizjuán. Gracias a ellos se encarriló un partido al que sólo algunos despistes defensivos y el tanto de Hemed (73') dieron algo de historia, si es que algo le quedaba. Ganó quien más luchó por ello y ése fue el Sevilla.

En realidad, esto sólo es un paso más dentro de una carrera a contrarreloj en la que los contrincantes te sacan ventaja. La diferencia es que ahora ya están a tiro, porque Míchel ha cambiado al Sevilla. Es evidente. Con él se han logrado cinco triunfos en nueve partidos; antes de su llegada, el saldo era de seis en 21 encuentros. No hay color. Además, ahora no sólo se gana sino que se hace incluso goleando. La media en los tres últimos encuentros es de tres tantos a favor, mientras que en contra sólo se ha encajado uno. El dato habla por sí solo.

Sobra decir que hay errores que antes se pagaban caros y ahora, por distintas razones, no es así, aunque cuestan goles como el que marcó Hemed ayer. Pero lo esencial es que este Sevilla es otro Sevilla: Jesús Navas bate sus registros goleadores en Primera (5 dianas ya); Manu, también (10); Negredo se reencuentra con el acierto de una vez por todas; Reyes cambia los silbidos por aplausos en un Sánchez-Pizjuán que se puso en pie para aplaudirle por su brillante actuación... Hasta debutan canteranos (Deivid).

SEIS VICTORIAS SIN MÍCHEL Y CINCO CON ÉL. Entre los toques de atención del presidente y del técnico y la reacción de los jugadores, el equipo ha cambiado por completo, aunque, como bien recuerda Míchel, no hay nada hecho. El Sevilla sufrió lo indecible para hincarle el diente al Mallorca. Caparrós ha dado entidad al conjunto bermellón, cuya renta de puntos le permitió salir al campo tranquilo y esperando su oportunidad. Mientras mantuvo la concentración, dio guerra; cuando se durmió en los laureles, en la segunda parte, lo pagó carísimo.

El estado del terreno de juego al inicio del choque por la lluvia caída en las horas previas no ayudó inicialmente al Sevilla. La pelota no corría como era deseable y esto, unido al entramado del rival, obligó a tocar y tocar hasta encontrar huecos. Por el centro resultaba imposible hacer daño y fueron los hombres de banda quienes dieron el giro de tuerca al encuentro. Cuando Jesús Navas apareció, el Sevilla marcó las diferencias. Aouate sacó un remate del palaciego tras una jugada entre éste y Coke; poco después, Manu comenzó a probar fortuna con un cabezazo desviado a centro de Jesús Navas.

Hasta entonces, Reyes casi ni había aparecido. Chico le ganaba la partida, pero el utrerano apretó los dientes, dejó la banda para irse al centro y fue ahí donde comenzó a hacer daño. Un disparo desde la frontal que el portero sacó junto al palo fue su primer aviso. Luego, retornó a la banda, esta vez con más éxito.

El gol rondó ambas porterías justo antes del descanso. Primero, Negredo no llegó a un centro raso de Manu con todo a favor; luego, Palop, que sólo había intervenido en los compases iniciales, evitó que Álvaro marcara tras un error defensivo.

UN CICLÓN. Hace no mucho, las segundas partes eran auténticos calvarios. Frente al Mallorca, el Sevilla demostró que las cosas han cambiado. En poco más de un cuarto de hora, la conexión Jesús Navas-Reyes, el acierto de Negredo -dos jornadas marcando- y la racha de Manu destrozaron al Mallorca.

Reyes puso el balón a Negredo en un saque de esquina para que lo peinase y marcara el 1-0. Poco después, otra jugada rápida de Jesús Navas, con gran pase de éste incluido, habilitó a Manu, cuyo disparo cruzado acabó en la red. Y para rematar la faena, el palaciego, tras un genial pase de Reyes, sentenció el choque a los 67 minutos. El posterior tanto de Hemed sólo se explica por la lógica relajación. El Sevilla había hecho sus deberes y la afición se fue feliz.

Ficha técnica:

3 - Sevilla FC: Palop; Coke, Fazio, Escudé, Luna; Gary Medel, Trochowski (Rakitic, m.73); Jesús Navas, Manu, Reyes (Kanouté, m.69); y Negredo (Deivid, m.88).

1 - RCD Mallorca: Aouate; Chico, Nunes, Ramis, Cáceres; Martí, Tissone; Pereira, Álvaro (Nsue, m.46), Chori Castro (Hemed, m.57); Víctor (Alfaro, m.71).

Goles: 1-0, M.51: Negredo. 2-0, M.61: Manu del Moral. 3-0, M.67: Jesús Navas. 3-1, M.74: Hemed.

Árbitro: Miguel Ángel Pérez Lasa (Comité Vasco). Amonestó a los locales Trochowski (m.26), Coke (m.44) y Reyes (m.56), y a los visitantes Martí (m.20) y Álvaro (m.34).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán ante unos 35.000 espectadores. Ambos equipos se adhirieron a la campaña de la FAO 'El fútbol profesional contra el hambre' antes del inicio del choque.

 

  • 1