Deportes

El Sevilla sigue sin ganar y, además, cambia las sensaciones

El equipo de Marcelino pierde con el Málaga tras complicarse la vida en una pésima primera parte. Lleva dos victorias en los trece últimos partidos de Liga.

el 29 ene 2012 / 22:41 h.

Nyom y Borja Gómez corren a celebrar el 0-1 con Ighalo.

Las buenas sensaciones que maquillaron el papel del Sevilla en las últimas semanas no sólo siguen sin traducirse en victorias sino que incluso pierden consistencia tras lo visto ayer. El equipo de Marcelino cosechó una nueva derrota y eleva a seis el número de jornadas sin ganar. En este periodo ha sumado 2 puntos de 18 posibles, algo que no se veía desde la temporada 2001/02 (jornadas 28a a 33a, dos empates y cuatro derrotas). Y claro, esto pasa factura.

El Sevilla sigue a cinco puntos de los puestos de Liga de Campeones, pero cae al undécimo puesto de la clasificación. Levante, Espanyol, Athletic, Málaga, Getafe, Osasuna y Atlético están por delante en estos momentos. Es lo que ocurre cuando se cometen errores defensivos continuamente y cuando se carece de la pólvora suficiente para decantar los partidos.

Todo esto ha hecho que el Sevilla lleve sólo 2 victorias en los 13 últimos encuentros de Liga, una racha que en toda la historia del club sólo fue peor -un triunfo de 13 posibles- en seis ocasiones. El precedente más cercano, en la temporada 1999/00... Ahora, la historia es otra. No se lucha por evitar el descenso, sino por un objetivo muy diferente. La cuestión es ¿reaccionará de una vez este Sevilla o, por el contrario, seguirá mostrando esta desesperante irregularidad?

Rakitic fue la principal novedad en La Rosaleda. Marcelino le dio galones en detrimento de un indiscutible como Trochowski. Pero el croata sigue sin estar fino. También fue novedad Escudé, titular para cubrir la baja por sanción de Fazio. Hoy por hoy, el argentino es el mejor de los centrales. Spahic volvió a dar la de arena. Al igual que Coke, que se durmió en el primer gol del Málaga, una falta lateral que Weligton cabeceó a placer ante el despiste del madrileño. Y sólo se llevaban 7 minutos de partido. Ver para creer. Desde el primer minuto se vio que el Sevilla no era el que salió a Villamarín.

Los problemas, en cualquier caso, habían comenzado antes. Rondón estrelló el balón en el travesaño en el minuto 3. Lo hizo tras anticiparse a Escudé en un centro servido cómodamente por Monreal. Poco después, Javi Varas evitó que Cazorla transformase un peligrosísimo libre directo desde la frontal del área. El equipo de Marcelino salió dormido, alejado por completo de la imagen que ofreció en la primera parte del derbi. Sin posesión y, sobre todo, sin capacidad para frenar a su rival. Quedó a la deriva muy pronto.

Cuando peor lo pasaba, Luna apareció para extinguir el incendio. Coke vio a Negredo, le puso la pelota y éste, listo, la dejó pasar para que el canterano, llegando desde atrás, batiese a Willy Caballero tras un doble remate. Una llegada al área, un gol. Era el minuto 15 y parecía que el Sevilla despertaba. Nada más lejos de la realidad. Cuatro minutos después acusó otro clamoroso error defensivo. Rondón, en línea, se internó por la izquierda y vio cómo el balón terminaba en el fondo de la red tras una serie de despropósitos que Seba Fernández aprovechó casi sin creérselo.

MUY FRÁGIL. Dos errores defensivos, dos goles. En 19 minutos. Demasiados para un aspirante a disputar la Champions y que, pese a jugar contra un rival directo, se diluyó como un azucarillo sin saber explotar el mal momento (seis jornadas sin ganar) de los de Pellegrini. El centro del campo no existió hasta la segunda parte, Reyes se fue lesionado a los 36 minutos sin entrar en juego y Jesús Navas sólo apareció cuando el Málaga intentaba recuperar el aliento tras hacer un gran esfuerzo en la presión, que terminó dándole resultado. Babá ocupó el puesto del utrerano, aunque intervino a cuentagotas en el golpe de coraje al que se aferró el Sevilla en su deseo de dar la vuelta al encuentro.

Consciente de que lo estaba haciendo de pena, el conjunto nervionense cambió tras el descanso. Eso sí: después de que Javi Varas evitase que Isco -tan talentoso como torpe en su brutal entrada a Negredo- sentenciara el choque nada más comenzar la segunda parte. El Málaga se replegó para intentar marcar el tercero a la contra y esto, unido a la mejoría a ratos del Sevilla, metió a éste en el partido. Negredo, con una vaselina que se quedó corta y sacó Demichelis bajo palos, pudo lograr el empate en el minuto 60.

Los nervionenses se hicieron con la pelota, por fin, y metieron cierto miedo en el cuerpo al Málaga. Isco dejó a su equipo con diez hombre por una entrada brutal a Negredo. Muñiz Fernández -lamentable su arbitraje- lo expulsó por doble amarilla, no por roja directa. Pero la acción más polémica llegó en el minuto 83, cuando anuló un gol por fuera de juego de Coke al cabecear éste un centro de Jesús Navas. La acción, como mínimo, es discutible, pero no justifica el mal partido de un Sevilla que no dio el nivel esperado en La Rosaleda.


- Ficha técnica:

2.- Málaga CF: Caballero; Sergio Sánchez, Demichelis, Weligton, Monreal; Cazorla (Gámez, m. 88), Maresca (Recio, m. 64), Toulalan, Sebastián Fernández (Buonanotte, m. 81); Isco y Rondón.

1.- Sevilla FC:
Javi Varas; Coke, Spahic, Escudé, Fernando Navarro; Medel, Rakitic (Trochoswski, m. 70); Jesús Navas, Reyes (Babá, m. 37), Luna (Manu del Moral, m. 66); y Negredo.

Goles: 1-0, M. 7: Weligton. 1-1, M. 15: Luna. 2-1, M. 19: Sebastián Fernández.

Árbitro: Muñiz Fernández (Colegio Asturiano). Expulsó por doble amonestación a Isco (ms.73 y 78). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Sebastián Fernández (m. 10), Sergio Sánchez (m. 23), Demichelis (m. 34) y Weligton (m. 68) y a los jugadores sevillistas Negredo (m. 20), Rakitic (m. 43), Medel (m. 73), Luna (m. 84), Perotti (m. 84) y Escudé (m. 90).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima primera jornada de Liga de Primera División diputado en el estadio de La Rosaleda ante 30.000 espectadores.

  • 1